ALTO GUADALQUIVIR

Un detenido por disparar contra la casa familiar del presunto asesino de Bujalance

  • La Guardia Civil arresta a un vecino del barrio de Santiago que ya ha sido puesto en libertad por orden de la juez de Montoro

Comentarios 1

La Guardia Civil detuvo ayer en Bujalance a G. P. R., acusado de disparar en la madrugada del domingo contra la casa familiar del presunto asesino de José Reyes González. Según ha podido saber El Día, G. P. R. forma parte de un clan de etnia gitana conocido en la barriada de Santiago de Bujalance como los Plantones y fue arrestado después de las evidencias y testimonios que se encontraron en el lugar de los hechos.

En concreto, sobre las 03:00 del pasado domingo, un desconocido -identificado ahora como G. P. R.- efectuó tres disparos con una escopeta de caza contra la ventana de los abuelos de Rafael Hidalgo Castro, alias Rafi, en prisión desde hace un mes acusado de ser el autor de la muerte de José Reyes González en Bujalance. Además, sobre las 06:00 los vecinos también escucharon una fuerte explosión después de que estallara un petardo contra la fachada de la casa de los abuelos del Rafi. Los investigadores sostienen que G. P. R., familia política del hombre que murió asesinado y que es de etnia gitana, también es el autor de estos hechos. En esta zona, localizada en el interior de la barriada de Santiago, viven en tres inmuebles distintos familiares de Rafael Hidalgo Castro.

Los agentes de la Guardia Civil pusieron al arrestado a disposición judicial. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Montoro, tras escuchar la declaración del acusado, ordenó su puesta en libertad.

Mientras tanto, la tensión vecinal en Bujalance se ha disparado. A las 19:00, una protesta ciudadana en la plaza Mayor exigía al Ayuntamiento soluciones a los problemas de inseguridad que se viven en Bujalance desde que a principios de noviembre un disparo supuestamente efectuado por Rafi acabara con la vida de José Reyes González en la barriada de Santiago.

Desde entonces, la vigilancia policial se ha intensificado. De hecho, a las patrullas de la Policía Local se unen en numerosas ocasiones las de la Guardia Civil para evitar posibles incidentes y nuevos actos intimidatorios. Una delegación vecinal de la barriada de Santiago se reunió también con el alcalde, Rafael Cañete, con el que intentaron buscar salidas a la situación que atraviesa una de las zonas más conflictivas y deprimidas de toda la provincia de Córdoba.

Después del asesinato de José Reyes, los familiares de Rafi huyeron con él, que en el momento de la agresión estaba a punto de cumplir los tres años en busca y captura, tras fugarse en diciembre de 2005 de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios