Las cooperativas ven "alarmantes" los datos de recolección de aceituna

  • Con 111.024 toneladas de aceite en Córdoba, la cantidad "queda lejos" del aforo calculado

Una cuadrilla de jornaleros, en plena faena en un olivar. Una cuadrilla de jornaleros, en plena faena en un olivar.

Una cuadrilla de jornaleros, en plena faena en un olivar. / el día

Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía calificó ayer de "especialmente alarmantes" los datos de recolección de aceituna cuando ya se ha superado el ecuador de la campaña. Así, sólo se han obtenido 430.423 toneladas de aceite, esto es, menos del 50% de las 884.900 toneladas estimadas en el conjunto andaluz.

Las cifras son llamativas en Jaén donde se contabilizan hasta la fecha 144.921 toneladas de producto, poco más del 40% de la cantidad aforada. Córdoba, con 111.024 toneladas, también "queda lejos" de las 243.700 que se estimaron para este ejercicio. La única provincia que parece marchar a buen ritmo es Sevilla, donde se registran 77.750 toneladas, de las 103.700 que se esperan para este año.

Según subrayó el presidente del Consejo Sectorial de Aceite de Oliva de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, Cristóbal Gallego Martínez, existen cooperativas y municipios donde están recogiendo el 50% y el 40% menos que el año pasado, "sin perspectivas de mejorar ya los datos".

"Lo que pone de manifiesto esta situación es lo que ya veníamos anunciando desde la federación, y son los efectos del estrés hídrico al que están sometidos los olivares tras varios años de sequía, pues es preciso recordar que el 68% del olivar andaluz es de secano, buena parte de la superficie total tiene riego deficitario y el cultivo depende, por tanto, de las condiciones meteorológicas, que en los últimos ejercicios están siendo especialmente adversas", explicó el representante sectorial.

En consecuencia, Cooperativas Agro-alimentarias insistió en que el desarrollo de la campaña pone de manifiesto la necesidad de dotar a la región de un plan hídrico que contemple, entre otras medidas, infraestructuras de riego que permitan la conversión al regadío y rentabilizar las producciones. Como señaló Gallego, "apostar por el agua es la mejor política de desarrollo rural".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios