El convenio para actuar en el Recreo de Castilla expira con el silencio de la Junta

  • La falta de fondos frustra la intervención en las Carnicerías Reales y en el Molino de los Montoro

"En Priego es un día festivo porque coincide con nuestra Feria Real, pero hoy es para nosotros un día triste". La alcaldesa prieguense, María Luisa Ceballos (PP), se expresaba ayer de esta manera en una red social al caducar el convenio de espacios públicos suscrito con la Junta de Andalucía el pasado año 2011 sin que la Administración regional haya dado una respuesta sobre su prórroga. El acuerdo pretendía la restauración del Molino de los Montoro y la consolidación de las Carnicerías Reales. Según Ceballos, "se ha ejecutado parte del convenio (30% aportación de la Junta) y hemos solicitado tanto la ampliación del plazo del mismo, alternativas a la ejecución o que la Delegación de Obras Públicas nos plantease lo que mejor le viniese". Pero a pesar de esto, la alcaldesa lamentó que "no hemos obtenido ninguna respuesta, ni siquiera la administrativa para poder recurrir".

El primer convenio suscrito con la Junta de Andalucía se remonta al año 2000, cuando se convocó un concurso de ideas para el entorno del Recreo de Castilla. Posteriormente, en 2003 se firmó un convenio para iniciar los trabajos previos de obras y redacción de proyectos. Como explicó a El Día la presidenta del Área de Urbanismo del Ayuntamiento de Priego, Cristina Casanueva (PP), la Junta pidió al Consistorio que expropiara el suelo necesario para la actuación. Las cantidades a aportar correspondían a la Junta en un 70% y al Ayuntamiento, en un 30%.

"Se trataba de un proyecto de más de 8,5 millones de euros, por lo que en un momento determinado la Junta dijo que no podía afrontar el proyecto y que se hiciera en fases", recordó. Fue ahí cuando el Ayuntamiento consiguió fondos europeos y cambiaron los porcentajes: el Consistorio asumió el 70% y la Junta, el 30%, apuntó Casanueva.

El 1 de septiembre de 2011, la alcaldesa de Priego firmó un nuevo convenio con las consejerías de Cultura y Fomento. Y, tras una reunión de seguimiento, "nos preguntan si vamos a renunciar al proyecto, ya que en los fondos europeos es necesario adelantar el dinero y la situación económica del Ayuntamiento era difícil", recordó Casanueva. El Consistorio se negó a renunciar, porque "de alguna manera teníamos que reiniciar el proyecto del Recreo de Castilla, ya que había trascurrido mucho tiempo y se había invertido mucho dinero". Las expropiaciones, por ejemplo, se habían realizado de urgencia por lo que, si no se ejecutaba, había que devolver el dinero.

Así que el equipo de gobierno optó por realizar el proyecto de los jardines antes que el del Museo de los Montoro, pues el plazo de ejecución era menor y la expropiación forzosa obligaba a intervenir. La intervención no ha estado exenta de vicisitudes.

El Ayuntamiento tenía que asumir adelantos económicos para que, a la vez que se hacía una obra, continuara la intervención en las Carnicerías Reales y el Museo de los Montoro, pero la Junta no contestó. Tardó seis meses, y la respuesta no fue la esperada: no era posible adelantar cuantía alguna. Cuando arrancaron las obras, por otra parte, los técnicos adviertieron de que no se podía realizar el acceso tal y como se había contemplado, por lo que hubo que efectuar una modificación. Aunque contó con el visto bueno de la Consejería de Cultura, Fomento "se agarró" a que se había producido un "incumplimiento de contrato, que no es tal, porque no hubo modificación económica".

"Desde noviembre hemos pedido reuniones para ver qué iba a pasar con el convenio, pero no hemos obtenido respuesta. Entendemos que al cumplirse los plazos no hay convenio en vigor y que los 600.000 euros que la Junta debía aportar se destinarán a otra cosa que no es el proyecto de Priego", lamentó Casanueva. La restauración del Molino de los Montoro y la consolidación de las Carnicerías Reales tienen un coste de más de un millón y medio de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios