puente genil

El colegio Ramiro de Maeztu perderá dos aulas de Primaria el próximo curso

  • CSIF alerta de que el centro Federico García Lorca en Doña Mencía contará con una clase menos de Infantil y denuncia que desde 2011 se han perdido 115 unidades en la provincia

Un alumno de Primaria sigue las explicaciones de un libro en una clase. Un alumno de Primaria sigue las explicaciones de un libro en una clase.

Un alumno de Primaria sigue las explicaciones de un libro en una clase. / el día

El descenso de la natalidad en los últimos años en la provincia está provocando que, de manera evidente, los colegios reciban cada año menos alumnos. Esta situación conlleva que, de manera evidente, se reduzcan las unidades y, en algunos casos, provoque su cierre. Se trata de una situación a la que ha llegado también el colegio Ramiro de Maeztu, de Puente Genil, que perderá a partir del próximo curso escolar 2018-2019 hasta dos aulas de Primaria. Así lo ponen de manifiesto desde el área de Enseñanza de CSIF, desde la que alertan del continuado cierre de unidades educativas en la provincia.

Junto a este centro, otro de los que verá el cierre de otra de sus aulas es el Federico García Lorca en Doña Mencía, con una unidad menos de Infantil. En la capital, por su parte, otro de los afectados es el colegio Alameda del Obispo, que perderá otra unidad de Infantil. A todo ello hay que sumar, tal y como ya avanzó el Día, la denuncia de un grupo de padres de Villafranca del cierre de una línea de Infantil en el único colegio público del municipio, el Teresa Comino, y que ha dejado fuera cinco solicitudes y, además, se han opuesto a la escolarización de estos niños en el otro centro de la localidad, un concertado perteneciente a la congregación Hijas del Patrocinio de María.

CSIF ya denunció en marzo que había tenido conocimiento de la eliminación de unidades en ocho centros para el curso 2018-2019. En el caso de la capital, en el instituto Medina Azahara se anulará unidad de Bachillerato y en el colegio José de la Torre y del Cerro, se eliminará otra en Infantil, entre otros. Para el sindicato, "la situación es igualmente preocupante en la provincia debido a la pérdida de una unidad del primer ciclo de Secundaria en el colegio Nuestra Señora de las Veredas de Torrecampo, dos en segundo de Secundaria y en Bachillerato en el instituto Alto Guadiato de Peñarroya-Pueblonuevo, y otra de Primaria en el colegio Carmona Sosa de Palma del Río".

Desde CSIF se rechaza que se intente justificar este ataque a la educación pública con el argumento de la bajada de la natalidad. "No aceptamos un análisis simplista de la realidad, ya que la bajada de natalidad es un hecho innegable que repercute negativamente en la aminoración de unidades", considera la responsable del área de educación de este sindicato, Elena García. A su juicio, "habría que analizar también otros recortes, como la reducción de personal en el área de bilingüismo o la eliminación de las sustituciones para los docentes de más de 55 años, unos ajustes que se omiten interesadamente, pero que están produciendo un efecto negativo en cuando a la reducción de unidades". Así, recordó que en la provincia se han destruido más de 115 unidades de Educación Infantil desde el año 2011, lo que ha provocado "efectos devastadores en las plantillas docentes de la educación pública que se han visto también minoradas". En concreto, durante dicho periodo se han perdido más de 170 docentes de esta etapa educativa, mientras que en la enseñanza concertada se han incrementado en 21 unidades.

García también aludió al caso del colegio Teresa Comino de Villafranca y consideró la medida adoptada, tal y como denuncian las familias, "supone un atentado a la educación pública, máxime si se tiene a la reducción severa de unidades y profesorado registrada en los últimos años. Además, lamenta "el oscurantismo que desde la Delegación de Educación mantiene en relación a este asunto". y destaca también que han solicitado al área que dirige Antonio José López "en repetidas ocasiones información sobre la pérdida de unidades en la enseñanza pública". Sin embargo, continúa, "el delegado territorial no ha respondido a nuestras peticiones". Así, incide en que "la enseñanza pública se defiende con hechos y medidas concretas que vengan a paliar la pérdida de aulas y docentes producida en los últimos cursos" y, por ello, exige "la recuperación de las plantillas y la elaboración de un plan de choque que ponga fin a esta reducción de unidades que suponen un ataque a la educación pública".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios