puente genil

El centro de migraciones de Cruz Roja ronda el 90% de ocupación en el último año

  • La Policía Local imparte un curso sobre defensa personal a una decena de mujeres que se hallan acogidas por la organización

Francisco Morales, con responsables policiales y de la Cruz Roja. Francisco Morales, con responsables policiales y de la Cruz Roja.

Francisco Morales, con responsables policiales y de la Cruz Roja. / j. m. cabezas

El Centro de Migraciones de Cruz Roja en Puente Genil mantiene un índice de ocupación cercano al 90%. Así lo corroboró ayer su director, Ángel Pérez, quien señaló que la cifra de personas inmigrantes que llegan hasta las instalaciones se ha estabilizado en los últimos meses. "Los buenos resultados del programa de refugiados han modificado el perfil de las personas con las que estamos trabajando, de tal forma que durante muchos años se ha atendido a inmigrantes de origen subsahariano y ahora nuestra labor se orienta más hacia refugiados que proceden de Siria y de países de Suramérica, pero también tenemos personas necesitadas de ayuda que proceden de Costa de Marfil, Mali, Gambia y otros países donde pueden ser víctimas de persecución", explicó Pérez.

El director recordó que, aunque la capacidad del centro se sitúa en los 160 residentes, nunca se llega a una masificación total, de manera que suele registrar un número variable que oscila entre los 140 y los 150. "En realidad, como la atención a los refugiados es de más larga duración, no pueden establecerse líneas de éxito en torno a la cuantificación de personas atendidas, sino al hecho de que estén durante más tiempo en el centro", dijo. "Así, el responsable de Cruz Roja señaló que durante el pasado año la cifra de residentes rondó los 1.200, un número inferior al de años anteriores, "pero que también ha supuesto que se haya podido trabajar con estas personas con una mayor continuidad".

El centro pontanés ofrece alojamiento, manutención, asistencia jurídica, asistencia psicológica, atención social y asesoramiento; acompañamiento a centros escolares, sanitarios y sociales públicos; aprendizaje del idioma, y desarrolla programas para la reinserción laboral, actividades culturales y ayudas económicas. Muchos solicitantes de asilo proceden de Ceuta y Melilla. Cruz Roja hace un abordaje integral de cada caso. A los seis meses de la solicitud, estas personas deben obtener el permiso de residencia y trabajo, aunque se dilatan normalmente los procesos.

Ángel Pérez pronunció estas palabras durante la presentación de un curso de defensa personal dirigido a una decena de mujeres inmigrantes que actualmente residen en el Centro de Migraciones de Cruz Roja, una iniciativa que ha contado con la colaboración del Ayuntamiento de Puente Genil a través de la Jefatura de la Policía Local, lugar donde precisamente se ha impartido esta actividad.

Durante su inauguración, el concejal de Seguridad Ciudadana y Tráfico, Francisco Morales (PSOE), indicó que la iniciativa "busca dotar a las mujeres de herramientas necesarias para luchar contra el maltrato y hacer frente a situaciones que puedan resultar agresivas ante su integridad física". Una tarea que, a su juicio, requiere de una mayor concienciación social y de la colaboración de todas las administraciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios