La mesa del campo crea una comisión para regular las categorías del convenio

  • Los sindicatos y las patronales agrarias reconocen que el sistema que cataloga a los trabajadores se ha quedado "obsoleto" y negociarán para actualizarlas

Los sindicatos y las patronales agrarias comenzaron a trazar ayer el camino del nuevo convenio del campo, que regirá las relaciones laborales del sector agrícola y ganadero cordobés en los dos próximos años. En una primera jornada de trabajo, la mesa de negociación -constituida por los sindicatos CCOO y UGT y por las organizaciones agrarias Asaja y COAG- acordaron la creación de una especie de subcomisión compuesta por cuatro técnicos que elevará una propuesta de reforma de todas las categorías laborales del campo.

Según precisó el coordinador provincial de COAG, Francisco Garrido, el documento a negociar "es un convenio totalmente nuevo" que por primera vez se marca el objetivo de renovar unas categorías "obsoletas", con nombres y funciones que recuerdan más al trabajo que se realizaba en el campo a finales de los 70 que el que se ejecuta en pleno siglo XXI. El secretario del sindicato provincial agroalimentario de CCOO, Rafael Estévez, insistió en que esta mesa de negociación "paralela" será la que ya presente una primera propuesta el próximo miércoles a las 10:00, cuando se volverá a reunir la mesa del campo.

El convenio del campo actual se firmó en mayo de 2006, después de una tensa y larga negociación que incluso derivó en una huelga en el olivar de Bujalance. El documento se dará por finiquitado el próximo 1 de enero, fecha en la que debería entrar en vigor el siguiente convenio. Sin embargo, se espera otra dura negociación. Por un lado, los sindicatos se niegan a que "nos situemos en un contexto de crisis, como nos pide la patronal", indicó Rafael Estévez. Por otra parte, los agricultores piden que "se vea la situación en la que estamos, con casi todos nuestros productos por debajo del umbral de rentabilidad", contradijo Francisco Garrido. El responsable de COAG insistió también en que "no es verdad que en los momentos de bonanza económica no nos acordemos de los trabajadores" y precisó que los sindicatos cada vez quieren que se reduzca más la jornada laboral. De hecho, su última propuesta pasa por rebajar una hora más de trabajo a la semana, llegando a las 37. Es decir, seis horas al día.

CCOO asegura que la lucha por este convenio "va a ser muy difícil" porque "tenemos que regular de una vez por todas el sector". En este sentido, Rafael Estévez insistió en que en estos momentos "los trabajadores están dispuestos hasta a convocar una huelga en el campo". Por contra, el responsable provincial de la asociación agraria COAG instó a los sindicatos a "agotar el diálogo" antes de convocar una huelga general o algún tipo de movilizaciones y pidió a los trabajadores que sean comprensivos con la situación de los agricultores, castigados por el aumento de los costes y un brusco descenso de los precios que han dejado algunas tasas, como las del aceite, en niveles similares a los de hace 15 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios