El animal que ha levantado la economía de Los Pedroches

  • La vaca frisona puebla las explotaciones de bovino de la comarca desde hace siglos

Generaciones de niños de Los Pedroches la han considerado la única raza bovina existente porque desde siempre ha poblado casi en exclusiva las explotaciones de una comarca en la que el preciado fruto de sus senos, la leche, ha jugado una parte importantísima en el devenir de su economía. "Yo diría que el Valle [de Los Pedroches] lo han levantado estas vacas de leche", insiste en gerente de la Asociación Andaluza de Frisona, Pachi González.

Si había que dibujar vacas en el colegio, el modelo era un ejemplar al que se le tintaba el cuerpo negro con manchas blancas o viceversa, fruto de la ingenuidad infantil y sin valorar la importancia de ese animal en la zona. "Lo que está claro es que la frisona contribuye de una manera muy importante a la economía social de la comarca. Sólo hay que analizar sus números. Si una granja normal de 50 vacas produce 500.000 kilos al año, facturando entre 270.000 y 300.000 euros, el 85% es leche. Esa granja le dejará un beneficio de unos 30.000 euros al ganadero y el resto circula repercutiendo en la comarca", detalla Pachi González

El gerente, un habitual en la feria agroganadera vallesana, en la que ha participado casi ininterrumpidamente desde 1992, supervisa los ejemplares expuestos en la carpa y que esperan concurso y subasta. "Para esta edición de la feria contamos con 100 inscritas en el concurso y 11 en la subasta", apunta, a la par que aprovecha para defender la "alternativa laboral" que supone dedicarse a la ganadería frisona. "Puedes empezar con 10 vacas y luego ir progresivamente subiendo a 15, 30...a medida que te especializas también lo haces en calidad, algo que a veces no se valora, cuando la leche, por ejemplo, está libre de todo tipo de añadidos. Tanto es así que no vale aquella de vacas que estén medicándose con antibióticos", resalta.

Y es que la experiencia le dice a Pachi González que "esa extrema especialización" del trabajo del ganadero tampoco se valora. "Es una actividad que lleva mucho tiempo y dedicación. Sorprendería ver cómo muchos de ellos consiguen educar al animal de manera que te acercas a unos 50 centímetros y permanecen inmóviles sin asustarse. Esa tarea es una tarea compleja", resalta.

Aunque el gerente de la asociación -dedicada, entre otras funciones, a llevar un control del rendimiento lechero y la confección de libros genealógicos- sentencia que "en el Valle [de Los Pedroches] se está avanzando aún mucho en el sector, gracias también a que los ayuntamientos no ponen pegas a la hora de la ubicación de una nueva explotación", echa de menos "la falta de apoyo e incentivación a los jóvenes, a los que hay que convencer de que el trabajo en este sector es tan digno como en cualquier otro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios