Las agresiones en el hospital se reducen a la mitad en el último año

  • El centro de alta resolución registra cuatro episodios de amenazas e insultos a facultativos en 2009, frente a los nueve contabilizados en la anterior anualidad

El centro hospitalario de alta resolución de Puente Genil ha conseguido reducir su conflictividad tras unos inicios complicados. Según la información facilitada por la Empresa Pública Hospital Alto Guadalquivir, las agresiones a personal sanitario han caído a la mitad en el último año, al pasar de las nueve registradas en 2008 a sólo cuatro en 2009. En 2007, cuando se inauguró, se contabilizaron seis episodios de insultos y amenazas a enfermeros, auxiliares, celadores, administrativos y médicos. Y desde el pasado enero, se ha contabilizado una agresión en el hospital, en concreto contra un celador.

Desde que se abrió el centro hospitalario, la Consejería de Salud tiene constancia de 20 agresiones, 16 de ellas registradas en el área de Urgencias. Según los trabajadores que las han puesto en conocimiento de la Empresa Pública Hospital Alto Guadalquivir, la práctica totalidad de estas agresiones tuvieron carácter verbal. Se trata, fundamentalmente, de episodios de insultos y amenazas y tan sólo en una ocasión uno de los empleados consideró que había habido agresión física.

La Empresa Pública Hospital Alto Guadalquivir recordó que en todos los casos se siguió el procedimiento interno que la entidad tiene habilitado para este tipo de situaciones, se ofreció asistencia legal del área jurídica y del abogado de la organización, así como la posibilidad de recibir asistencia psicológica y de habilitar incluso medidas preventivas en caso de que estás fuesen pertinentes para evitar posibles episodios similares en el futuro. En este sentido, sólo dos de los trabajadores que manifestaron haber sufrido algún tipo de agresión decidieron, en última instancia, acogerse a la vía jurídica y tramitar demanda legal.

Las mismas fuentes destacaron que el área de formación de la Empresa Pública Hospital Alto Guadalquivir imparte entre sus profesionales cursos específicos para acometer situaciones conflictivas, entre las que se cuentan las agresiones. Lo que se pretende con esta formación es "dotar de herramientas y habilidades al personal sanitario y administrativo que trabaja en el hospital, de manera que sean capaces de gestionar situaciones tensas en las que usuarios del centro muestren hostilidad", informaron las fuentes consultadas. En los últimos dos años, se han impartido en el hospital pontanés tres de estos cursos, con una asistencia total de un centenar de profesionales de todas las categorías.

El procedimiento que los sanitarios siguen en caso de agresión se encuentra protocolizado. El primer paso es solicitar el auxilio inmediato de los vigilantes de seguridad y de los compañeros o jefe inmediato. Si la actitud violenta persiste, se alerta a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Y exista o no resultado lesivo, ha de comunicar a la empresa los hechos ocurridos mediante un formulario específico.

20

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios