Guadalcázar

La agresión a un enfermero provoca el cierre temporal del centro de salud

  • Un paciente da un puñetazo e insulta al profesional que iba a extraerle sangre · La víctima y la médico del consultorio se encierran en una consulta y bloquean la puerta con una camilla para evitar más daños

Comentarios 15

El centro de salud de Guadalcázar registró ayer un episodio de violencia a sanitarios. Según informaron a El Día fuentes consultadas del consultorio de esta localidad, un enfermero fue víctima de una agresión, física y verbal, por parte de un paciente al que iba a extraerle sangre. El presunto agresor golpeó al sanitario tras amenazarle en diversas ocasiones y decirle que si el pinchazo le ocasionaba un hematoma le pondría "el ojo igual". El incidente, que tuvo lugar en torno a las 09:30, acarreó el cierre de las instalaciones una hora después, obligando así a los usuarios que requirieran la asistencia de urgencia a desplazarse al centro de Almodóvar del Río, como así informaba un cartel colocado en la puerta de acceso al consultorio en el que se produjo el suceso.

Según detalla la información facilitada, el puñetazo, las amenazas y los insultos que recibió el enfermero fueron precedidos de una discusión entre éste y el presunto agresor, un joven que acudió a la consulta en compañía de su pareja y el padre de ella. El profesional les pidió en varias ocasiones que no accedieran juntos, pero ante la negativa optó por ceder. Una vez dentro, se sucedieron allí los insultos y amenazas hasta que el paciente decidió golpear al sanitario. Sin mediar palabra alguna, salió del despacho y se dirigió al administrativo para informarle del incidente, una decisión que encrespó aún más al autor del puñetazo hasta el punto de perseguirlo por el centro.

El enfermero, atemorizado y para evitar más daños, se refugió en la consulta de la médico. Entre ambos bloquearon la puerta con una camilla, pero el joven la golpeó tratando de abrirla y retomar la pelea con el sanitario. Apenas unos minutos después acudieron los agentes de la Guardia Civil, pero tanto el agresor como sus acompañantes habían abandonado ya la sala. Las fuentes consultadas señalaron que la víctima sufrió un cuadro de ansiedad y se le suministró medicación. Matizaron asimismo que pidió a los agentes que le acompañaran hasta la autovía ante el temor de encontrarse de nuevo con el agresor. Desde el Instituto Armado precisaron que no existe denuncia, aunque los datos aportados a este medio aseguraron que se hizo en el puesto de Almodóvar del Río.

Desde el Sindicato Profesional de Enfermería (Satse) lamentaron los hechos ocurridos, que calificaron de "lamentables y patéticos" y pidieron que "caiga el peso de la ley sobre los responsables".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios