diputación

El Sibcc ya alertó del transfuguismo tras las elecciones en el Consorcio

  • El juez solicita la documentación de la elección de los delegados sindicales de los bomberos

Acto de bienvenida oficial a los nuevos funcionarios, a principios de marzo. Acto de bienvenida oficial a los nuevos funcionarios, a principios de marzo.

Acto de bienvenida oficial a los nuevos funcionarios, a principios de marzo. / el día

El Sindicato Independiente de Bomberos del Consorcio de Córdoba (Sibcc) apreció al menos ocho casos de transfuguismo en las elecciones sindicales celebradas en este organismo de la Diputación el 21 de diciembre de 2015 y que culminaron con una pérdida de su representatividad y un "espectacular ascenso" de UGT, tal y como el Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba advierte en el auto de imputación de 15 personas por el presunto amaño de las oposiciones. Entre los investigados se encuentran la vicepresidenta del Consorcio y número dos del PSOE en Córdoba, Dolores Amo; el gerente, Juan Carandell, o el director técnico, Rafael Márquez.

Entre la numerosa documentación que el magistrado José Luis Rodríguez Lainz ha requerido a la Diputación de Córdoba para la investigación de presuntos delitos de prevaricación, tráfico de influencias o descubrimiento de secretos, se encuentra precisamente la certificación de los resultados de las últimas elecciones sindicales, así como de las elecciones sindicales inmediatamente anteriores a éstas. El togado quiere saber el número de representantes y votos obtenidos por cada candidatura ante las sospechosas de que se hubiera presionado a los interinos a votar a UGT a cambio de recibir "información reservada" de las oposiciones.

La sospecha es que pudo haber presión para votar a UGT a cambio de privilegios

Los resultados, cuanto menos, son sorprendentes. Antes de las elecciones de 2015, según la información facilitada por el portavoz del Sibcc, Francisco Arévalo, el sindicato independiente ostentaba tres delegados y era la fuerza más votada. Le seguía el CSIF, con tres delegados; UGT, con dos, y CCOO, con uno. Tras las elecciones, la junta de personal quedó configurada de la siguiente manera: UGT obtuvo cuatro representantes; el Sibcc, dos; CSIF, dos, y CCOO, uno.

En un correo difundido entonces entre sus afiliados, el Sibcc ya advertía de la existencia de al menos ocho votos tránsfugas. "La lectura que sacamos desde la junta directiva es que ha habido una parte de nuestros afiliados actuales, en concreto ocho compañeros como mínimo, que han derivado su voto a otra formación de entre las que se presentaban también a estas elecciones", advertía el sindicato sin poder dar una explicación a lo ocurrido. "Si hubiéramos tenido ese voto fidelizado del afiliado que actualmente está con nosotros, la representación obtenida habría sido de tres delegados en lugar de los dos que hemos conseguido al final. Tan soló con seis votos más de los recibidos, lo habríamos obtenido por los cocientes de los porcentajes resultantes del resto de formaciones", calculó entonces la formación con estupefacción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios