Sale a subasta por 1,6 millones el palacio de los Duques de Medinaceli

  • La residencia, de estilo renacentista, tiene aprobado un proyecto para su reconversión en hotel

La empresa Subastonic sacará a subasta con un precio de salida de 1,6 millones de euros el palacio de los Duques de Medinaceli, una casa nobiliaria del siglo XVI ubicada en la parte baja del casco histórico de Montilla, junto al convento de Santa Clara. La subasta se celebrará el próximo 13 de julio en el Museo Automovilístico de Málaga y podrá seguirse por internet a través de la página Subastonic, en la que se convertirá en la primera puja de este tipo celebrada en España, según informó el responsable de Subastonic, Diego Antona.

El palacio, que se encuentra en estado ruinoso, está compuesto por tres fincas catastrales diferentes, de las cuales se ofrecen en venta dos de ellas con una superficie total construida de 2.675 metros cuadrados, el equivalente al 80% de la finca. El 20% restante -con servidumbre de luces- podrá adquirirse fuera de la subasta, según el documento técnico de la subasta. Cada metro cuadrado sale a la venta por 600 euros, cuando el valor de tasación está fijado en 720 euros.

El complejo residencial de los Duques de Medinaceli cuenta con un proyecto básico de rehabilitación aprobado por la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y por el Ayuntamiento de Montilla para su adaptación como hotel y salones de eventos, según el mismo documento. El hotel planteado contaría con 43 habitaciones dobles y unos mil metros cuadrados de salones y patios para la celebración de bodas y congresos, además de una zona de spa. La propiedad se encuentra en el llamado Llano de Palacio, una zona arbolada a los pies del casco histórico de la localidad que ha sido potenciada por el Ayuntamiento como lugar de acceso a los visitantes que llegan al municipio para realizar la ruta avilista.

Las obras del palacio se remontan al siglo XVI después de que Fernando el Católico ordenara demoler el castillo de la Casa de Aguilar en 1508 como castigo impuesto al titular de la casa, el primer marqués de Priego. Los nobles reutilizaron la cantería para la construcción del nuevo palacio, de estilo renacentista y deudor de la tradición manierista. Fue en el siglo XVIII, al incorporarse la Casa de Priego a la de Medinaceli, cuando la residencia palaciega pasó a pertenecer a los duques que ahora le dan su nombre.

Sus dos cuerpos de sillería cuentan con vanos rectos con marcos planos, que en el segundo piso corresponden a balcones. En un extremo se localiza una portada-balcón, con motivos ornamentales como ristras de frutos o mascarones flanqueadas por dos escudos nobiliarios. Al otro extremo queda un pasadizo en arco de medio punto que comunicaba la residencia con una capilla privada en el convento de Santa Clara, declarado Monumento Histórico Nacional y el complejo arquitectónico de más valor de la localidad. El palacio, además, guarda relación con la Casa Oratorio de San Juan de Ávila, cedida por la condesa doña Catalina en el año 1569 al ahora reconocido como Doctor de la Iglesia ante la negativa de éste a vivir en el palacio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios