Patatas con fama mundial

  • Los snacks de la marca San Nicasio abren mercado en Japón, China, EEUU y ahora en Abu Dabi

Lo que comenzó como un pequeño negocio local se ha convertido en un proyecto internacional. Después de mucho trabajo y esfuerzo, el carcabulense Rafael del Rosal ha conseguido que sus patatas fritas San Nicasio se conozcan fuera de nuestras fronteras y sean degustadas por los más selectos paladares. El proyecto comenzaba en el año 1999 en un pequeño local desde donde se comercializaban las patatas fritas para Priego y Carcabuey. De ahí, llegó el salto a Barcelona y Madrid, para más tarde abrir mercado en Japón, China o Estados Unidos. El objetivo ahora es el mercado árabe, no en vano ya existen pedidos de Abu Dabi.

La exportación surgió casi por casualidad, cuando un cliente japonés llegó a Priego en busca de aceite y al probar las patatas San Nicasio se puso en contacto con él, lo que dio pie a que arrancara la aventura internacional. Todo ello ha ido parejo a algunos cambios de diseño, hasta el punto de cambiar hasta cinco veces de imagen en un periodo de siete años. "Hemos realizado una apuesta muy arriesgada, al pasar de una bolsa con transparencia a otra opaca, con un diseño diferente a lo habitual en el sector del snack", explica Del Rosal.

Pero, sin duda, el paso más importante de este negocio ha sido la construcción de unas nuevas instalaciones en el kilómetro 19 de la A-339, en Carcabuey, sobre una parcela de 8.700 metros cuadrados de los que 2.200 son útiles. Aquí funcionan las más modernas instalaciones, con maquinaria de última generación para la realización de todo el proceso de pelado, fritura y envasado de las patatas. Tampoco falta espacio para el almacenaje de la materia prima (patatas, aceite, sal), oficinas, dependencias para el aseo y la estancia de los trabajadores, así como una sala de conferencias y un recorrido preparado para que los visitantes que acudan a la fábrica no se pierdan detalle de todos los pasos necesarios en la fabricación.

En términos económicos, las instalaciones han supuesto una inversión de 1,5 millones de euros. Como explica Rafael del Rosal, "se trata de un proyecto que tiene un valor añadido muy importante", conseguido gracias a "la perseverancia y a creer en tus propias posibilidades". También hay que "tener la suerte de contar con personas que confíen en tu proyecto". Es el caso de Cooperativa Virgen del Castillo de Carcabuey, de dos particulares a nivel nacional, del Grupo de Desarrollo Rural (GDR) de la Subbética -que ha contribuido con una subvención de 400.000 euros- y de casi un 40% de capital procedente del extranjero. "De los bancos, la aportación ha sido cero", lamenta Del Rosal.

El proyecto ha repercutido positivamente en la economía de la comarca, ya que el 70% de la inversión se ha quedado en la zona, como por ejemplo en el sector de la construcción. Se han creado, además, varios puestos de trabajo que Del Rosal confía en ampliar.

Y, para entender el éxito de estas patatas, hay que hablar de su receta, que ha sufrido pequeñas matizaciones desde su origen: "Antes se utilizaba sal marina y ahora se utiliza sal rosa del Himalaya, pero desde el comienzo se ha mantenido la patata de la variedad agria y el aceite de oliva virgen extra de Almazaras de la Subbética". Estos ingredientes garantizan la calidad del producto, que se vende ya en tiendas delicatessen y en grandes superficies y que se pueden encontrar en la alta restauración a un precio adecuado. Para Rafael del Rosal, se trata de un producto "saludable, que se trata tal como viene de la tierra, con las mínimas variaciones posibles".

En la actualidad, se producen al día entre 2.000 y 2.500 kilos de patatas en estas instalaciones, pero la cosa no acaba aquí, ya que este año está prevista la ampliación del negocio con la incorporación de nuevos productos que Del Rosal aún no quiere desvelar. De esta manera, las patatas San Nicasio se han convertido en un ejemplo de cómo un pequeño negocio puede llegar a alcanzar grandes objetivos en unos tiempos nada fáciles para los emprendedores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios