Obras Públicas ultima los trabajos para abrir la Variante a finales de febrero

  • Francisco García Delgado asegura que se trata de una "gran" infraestructura porque, además de aliviar el tráfico del casco urbano, conectará la carretera del Iryda con el corredor hacia Castilla-la Mancha

La apertura al tráfico de la Variante está cerca. Aunque no hay todavía una día definitivo para su puesta en servicio, el delegado de Obras Públicas, Francisco García Delgado, ha señalado a el Día que esta nueva ronda que bordea la ciudad vallesana estará acabada para finales del mes de febrero y que incluso sería posible "un poco antes" si la empresa constructora no encuentra dificultades en el remate de esta obra. De hecho, a día de hoy se está ultimando los trabajos de conexión de las glorietas con el nuevo trazado y pronto comenzará el pintado de la calzada.

La Variante de Pozoblanco es una de las obras más significativas que se han desarrollado en la comarca de Los Pedroches en los últimos años. "No sólo es un arco viario que evitará el paso de tráfico por el casco urbano, sino un nexo de unión entre la carretera de Pozoblanco a la N-502, conocida como carretera del Iryda, con el corredor hacia Torrecampo y Castilla-la Mancha", precisó García Delgado, quien insistió en que "no cabe duda de que se trata de una gran Variante, y no sólo por su longitud de casi 11 kilómetros". Sobre las causas que han demorado la puesta en servicio de este nuevo vial, el delegado insistió en la complejidad para la modificación de un tendido eléctrico, entre otras razones.

Si no hay contratiempos de última hora, la ronda estará en funcionamiento con dos meses de retraso sobre la última previsión realizada por el Ayuntamiento de Pozoblanco, ya que el concejal de Obras, Francisco López Cobos (PSOE), avanzó que estaría abierta para la Navidad. López Cobos reconoció entonces que la constructora ha tenido muchos problemas con los terrenos; se han encontrado mucha piedra en el subsuelo, especialmente en el cruce con el camino de la Virgen de Luna.

No obstante, la Variante de Pozoblanco ha sido una obra compleja, con numerosos obstáculos. Aunque previamente hubo una fase de estudio informativo y ambiental del trazado, fue el 10 de marzo de 2004 -hace ya casi cuatro años- cuando la Consejería de Obras Públicas licitó el proyecto y la obra de esta ronda, una actuación que otorgó finalmente a la constructora Jicar por 8,4 millones de euros y 18 meses de plazo para su ejecución. Al margen del terreno, las negociaciones por las expropiaciones fueron muy duras y retrasaron el comienzo de los trabajos.

Lo que sí ha dejado claro el delegado provincial de Obras Públicas es que "no habrá inauguración oficial" de la Variante pozoalbense debido "a que estamos en periodo preelectoral, por lo que simplemente la abriremos al tráfico y ya está", indicó Francisco García Delgado. La carretera parte desde la A-423 a la altura de la depuradora de aguas residuales. La vía deja al Sur el campo de golf y al Norte el parque industrial Dehesa Boyal, vuelve a cruzar después la A-423 y llega hasta la carretera A-435 .

2004

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios