Multitudinaria asistencia en fin de semana a la suelta de vaquillas

  • Los vecinos de Los Pedroches vuelven a aprovechar los días de la Feria de Santa Ana en los que no se trabaja para acudir en masa a la fiesta de interés turístico

Los Pedroches tiene una cita en El Viso todos los sábados y domingos de la Feria y Fiestas en honor a la Abuela Santa Ana. Numerosos vecinos de la comarca volvieron ayer -y lo volverán a hacer hoy- a convertir en multitudinaria la tradicional suelta de vaquillas. Hinojoseños, pozoalbenes, belalcarareños, noriegos, villaduqueños, lanchegos, mojinos o jarotes suelen aprovechar que no es jornada de trabajo para acudir en masa a correr delante de los astados o mirar simplemente como lo hacen otros.

Ese podría ser el caso de Jorge González si no fuera porque él, de padres hinojoseños y residente en Barcelona, está pasando unos días de vacaciones en el comarca. "Vengo todos los años. Al principio sólo, después con mi mujer y más tarde con mis hijos. Es un espectáculo que quizás debería de ser algo más corto por el bien de la fiesta", sentenció. Y es que los seis astados, también de la ganadería de Alonso Moreno de la Cova, al igual que la otra media docena que abrió el cartel de la suelta el pasado viernes, "acaban reventados de correr tantas horas calle abajo, calle arriba", anotó. Los bichos, como los llaman los mayores del lugar, salen a ritmo de chupinazo a las 11:30 y se les encierra a las 14:00.

También el cansancio se notó poco a poco en alguno de los corredores que no habían dormido durante la noche anterior. "De la feria a la misa por la abuela Santa Ana, que fue a las seis de la mañana; después, a la procesión [a las 07:30] y más tarde a ponerse delante de las vacas", detalló Raúl Rubio, un viseño de 24 años. Raro es el joven nacido en El Viso, como él, que no ha experimentado en alguna ocasión la subida de adrenalina que produce el aliento de una vaquilla a pocos metros. Desde pequeños, como Raúl, engrosan las peñas de amigos que se reúnen para el ritual de correr delante del astado. "Hay muchas peñas con nombres singulares que se puede leer en las camisetas que llevan puestas sus integrantes y que incluyen alusiones, sobre todo, a la abuela Santa Ana", insistió Antonia Sánchez, también de 24 años y amiga de Raúl.

"Esas camisetas son quizá una de las cosas de la fiesta que más sorprende a quien asiste por primera vez a la suelta", apostilló Jorge, mientras que Raúl explicó que lo del espíritu peñista viene después de que la asociación taurina local confeccionara una camiseta personalizada para sus integrantes. "Luego, la gente joven se hizo la suya propia por grupos, con lo que nacieron las peñas", apostilló el viseño. En El Viso hay quien dice que si las vaquillas supieran leer verían alejarse y acercarse a una multitud con nombres impresos en camisetas tan curiosos como Los Niños Mutantes o Los Antiguays.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios