Montalbán

Alianza con los Navajos para producir ajo negro

  • La empresa ajera La Abuela Carmen ultima una sociedad mixta con nativos de EEUU para sembrar 71.000 kilómetros de hortaliza

Manuel Vaquero y su hijo, dos montalbeños en Death Valley. Manuel Vaquero y su hijo, dos montalbeños en Death Valley.

Manuel Vaquero y su hijo, dos montalbeños en Death Valley. / El Día

De Montalbán a Nuevo México para producir ajo negro y poder atender el emergente mercado estadounidense. Éste es el objetivo de la empresa montalbeña La Abuela Carmen, que este mes de octubre ha dado un paso adelante en su política de expansión con un viaje al estado de Nuevo México para poner a punto la siembra de ajos, lo que ha requerido, a su vez, la importación previa de maquinaria especializada desde España, según ha difundido la compañía ajera con sede social en el municipio de la Campiña Sur. La iniciativa responde a un acuerdo de colaboración con la sociedad norteamericana Navajo Pride; en la delegación han participado el CEO de La Abuela Carmen, Manuel Vaquero; su hijo, Manuel Vaquero Cabello de Alba, y el director de exportaciones, Salvador Sánchez.

Así se asientan las bases para el posterior desarrollo de una empresa mixta, donde La Abuela Carmen aportará su tecnología para fabricar ajo negro, así como otros productos que esta marca elabora a partir de esta hortaliza. La nueva plantación, de 71.000 kilómetros cuadrados, se ubica en una reserva localizada entre los estados de Arizona, Utah y Nuevo México, lo que equivale a una extensión similar a Bélgica y Holanda juntas; es, además, la mayor área de tierra en manos de una tribu de nativos norteamericana.

Fundada como empresa familiar en el año 1988, La Abuela Carmen fue creciendo poco a poco en la producción y comercialización del ajo hasta generar una facturación durante el año pasado de 15 millones de euros. Manuel Vaquero fue el creador y propulsor de la firma, que dispone de instalaciones tanto en Montalbán como en Santaella, en la Campiña Sur. Cuenta en la actualidad con una plantilla de 170 trabajadores, si bien en los meses de campaña la contratación alcanza picos de hasta 1.500 personas (la mayoría de ellas mujeres). Su expansión y modernización le han valido la obtención de numerosos reconocimientos empresariales, como el concedido por la Consejería de Agricultura en 2014 a la innovación.

La alianza con los Navajos es una realidad después de tres años de “intenso trabajo” que servirá para abastecer de ajo negro al mercado norteamericano y crear puestos de trabajo en dicha reserva india, dado que el ajo es un producto que requiere de una “importante mano de obra”, desde su cultivo y recolección hasta su distribución comercial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios