La Junta garantiza la investigación de las denuncias interpuestas por las fugadas de Hornachuelos

  • La consejera recalca que la Administración autonómica está estudiando los supuestos malos tratos en el centro de menores · Micaela Navarro asegura que las niñas querían provocar que se les trasladara

Comentarios 3

La consejera para la Igualdad y el Bienestar Social, Micaela Navarro, aseguró ayer que "sin duda alguna" se están estudiando las denuncias por supuestos malos tratos interpuestas por las menores fugadas del Centro Terapéutico Prado de Santa María de Hornachuelos ante la Guardia Civil -de las cuales, dos ya han sido retiradas-, pero indicó que "hay que ponerles unos límites" a estas niñas para que "se pueda resolver la situación por la que son tratadas" en este tipo de unidades.

Estas declaraciones de la consejera llegan tan sólo unas horas después de que el Día publicara en exclusiva que la única de las cinco menores que permanece huida del centro, de 15 años, se haya oculta en la barriada granadina de Almanjáyar.

Ayer, Navarro insistió en que se "están respetando todos los derechos" de estas menores y, como consecuencia, se han abierto las correspondientes investigaciones por supuestos malos tratos tanto por parte de la Consejería como de la Fiscalía de Menores de Córdoba. Sin embargo, señaló que estas niñas "tienen que acatar unas normas para lograr normalizar su convivencia con el entorno familiar, ya que los trastornos de conducta que sufren sobrevienen de no haberse encontrado con los límites necesarios en su momento". Asimismo, la consejera informó de que el equipo de profesionales que atiende las menores entiende que con esta fuga "querían provocar que fueran trasladadas de centro" y aclaró que el cambio de unidad "únicamente" pude ser determinado por recomendación de este equipo. Igualmente, recordó que el Centro Prado de Santa María "no es un centro de protección al uso, sino que en él se encuentran menores con trastornos de conducta" e hizo hincapié en que los mismos "tienen un doble control", pues son sometidos a revisiones, bien de oficio o a instancia de cualquier institución, como la Oficina del Defensor del Pueblo Andaluz.

En estos momentos, cuatro de las cinco niñas que se escaparon del centro de menores de Hornachuelos se encuentran de vuelta en el mismo. Respecto a la que aún se encuentra fugada, la consejera declaró que "se sabe cuál es el entorno en que se mueve y en la ciudad que está; si ya estuviera localizada estaría de vuelta en el centro" del que huyó, el pasado 29 de junio, junto con las otras cuatro menores detenidas esta semana, tres en Granada y una en Jaén, y ya reingresadas en el mencionado centro de menores.

La consejera recordó además que "dos de ellas, voluntariamente, pidieron comparecer ante la Guardia Civil para retirar la denuncia" que las cinco presentaron al día siguiente de su fuga en el cuartel de Palma del Río por supuestos malos por parte de los educadores. Micaela Navarro no quiso avanzar ningún detalle sobre la investigación abierta en relación con los hechos denunciados por las menores y tampoco de las circunstancias en que su produjo su huida, después de presentar en el citado cuartel de la Guardia Civil, en compañía del propio director del centro, una denuncia que ya han retirado dos de ellas. Por contra, insistió en que no se debe "poner en tela de juicio la intervención de nadie, ni dudar de su profesionalidad", en relación con la actuación de la Guardia Civil, que en días pasados calificó como "correcta".

Después de recordar que el caso se investiga en el ámbito judicial, Micaela Navarro pidió prudencia y recordó que la prioridad de la Junta ahora es que las menores fugadas, de entre 14 y 15 años, que están ya reingresadas, "estén atendidas con garantías, de la misma manera que también deben tener garantías quienes se encargan de su cuidado", en relación a los educadores que las niñas denunciaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios