La Junta aprueba la declaración ZEPA para 33.930 hectáreas del Guadiato

  • La medida, contra la que se han realizado manifestaciones, pretende proteger a las aves esteparias que anidan en la comarca y, en especial, a los entre 85 y 100 ejemplares de avutarda que viven en la zona

Los parlamentarios andaluces se han ido de vacaciones dejando sus deberes hechos respecto a la declaración como Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), tan temida por el sector agroganadero del Valle del Guadiato, de 33.930 hectáreas de la comarca. El Consejo de Gobierno dio ayer el visto bueno a ese decreto, que afecta a terrenos repartidos entres los términos municipales de Los Blázquez, Fuente Obejuna, La Granjuela y Valsequillo y que fundamentalmente es suelo de cultivos cerealistas y pastizales que sirve de hábitat a aves esteparias. Se trata de una medida que desde que se planteó levantó ampollas entre los agricultores y ganaderos de esa comarca, que ven en ella una serie de restricciones que hacen peligrar su actividad. De hecho, se han producido manifestaciones de protesta contra la declaración, comandadas por la organización agraria Asaja, desde el momento en el que se supo de la iniciativa autonómica.

Ayer, la directora general de Gestión del Medio Natural, Marina Martín, calificó el decreto ZEPA como "pionero, vanguardista y sin precedentes en el marco de los espacios naturales protegidos, ya que su objetivo es el de la conservación de aves esteparias en las comarcas más importantes de Andalucía por número de este tipo de especies y también de rapaces", recordó. Martín relató que "se intentará compatibilizar la conservación de esa zona con el desarrollo sostenible de la comarca, para lo que se introducirán medidas agroambientales de aplicación en el sistema agrario y se ofrecerán ayudas de conservación de la biodiversidad y otras para la elaboración de planes integrales".

La Junta no sólo aprobó ayer la ZEPA para el Guadiato, sino también para 35.735 hectáreas de la campiña cerealista de Sevilla -repartidas entre los términos municipales de Écija, La Lentejuela, Marchena y Osuna-, donde viven colonias reproductoras de sisones, cernícalos primilla, aguiluchos cenizos y alcavaranes. En lo que respecta al Guadiato, desde la Administración autonómica destacan que lo que se pretende proteger son también sisones -con una de las mayores densidades de Andalucía-, el cernícalo primilla, el aguilucho cenizo y, en especial, la avutarda, "que dispone de una población reproductora de entre 85 y 100 ejemplares", especifican. Según el decreto aprobado, en la comarca de la zona Norte de la provincia, también se pretende que no reciban daños otras aves que nidifican en esas 33.930 hectáreas como la carraca, el gorrión moruno, el águila real, el águila perdicera y el elanio azul. Además, la grulla puebla esta zona en época de invierno con censos que llegan hasta los 5.000 individuos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios