La familia de José Reyes pide calma tras el incendio de la vivienda de 'Rafi'

  • El hijo de la víctima desvincula a su entorno del incidente en la casa del presunto asesino e insiste en que continuarán con las movilizaciones para pedir justicia

El hijo del fallecido el pasado noviembre por un disparo en la cabeza durante una reyerta en Bujalance, José Reyes, ha hecho una llamada a la calma después de que la madrugada del sábado unos desconocidos incendiaran la casa de la familia del presunto asesino de su padre, Rafael H. C., apodado Rafi. Según fuentes de la Guardia Civil, todavía no se han determinado las causas y los responsables de este suceso, aunque ya se ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.

Al parecer, la madrugada del sábado unos desconocidos rompieron los cristales de una de las ventanas de la residencia familiar del presunto asesino en Bujalance y arrojaron un artefacto incendiario en su interior, que ocasionó daños en la fachada y en varias estancias de la vivienda, que se encuentra deshabitada desde hace algunas fechas.

En declaraciones, el hijo del fallecido ha desvinculado a su entorno de esta acción y ha hecho un llamamiento a la calma y a la paz, que, según ha dicho, es lo que han estado pidiendo desde el principio. "No queremos venganza. Si quisiéramos venganza ya habríamos salido en los periódicos", ha asegurado José Reyes, para quien es preciso que la Justicia depure responsabilidades por la muerte de su padre, ya que en el momento del crimen pesaba sobre el acusado, Rafael H. C., una orden de busca y captura por quebrantamiento de condena dictada en febrero de 2006.

Reyes ha indicado que a lo largo de la esta semana continuarán con las movilizaciones, que no detendrán hasta que los tribunales se pronuncien sobre la denuncia que la familia de la víctima interpuso contra el subdelegado del Gobierno, Jesús María Ruiz, y el alcalde de Bujalance, Rafael Cañete, para dilucidar si tuvieron culpa en los hechos. "Esto no lo vamos a dejar aquí", ha proseguido Reyes, quien ha avanzado que hablarán "con el ministro del Interior, con el Rey o con quien haga falta" hasta que se haga justicia.

Respecto a las próximas movilizaciones, Reyes ha avanzado que entre el 15 y el 20 de diciembre llevarán a cabo alguna protesta, si bien todavía no se ha concretado cómo la llevarán a cabo.

Mientras, el presunto asesino de José Reyes continúa en prisión, donde fue enviado por la juez de Montoro tras tomarle declaración hace dos semanas. La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Montoro decretó una orden de prisión incondicional después de escuchar el testimonio del ya ex prófugo más buscado y peligroso de Córdoba. La juez acusó a Rafi de un delito de asesinato por la muerte de José Reyes González de Bujalance, otro de tenencia ilícita de armas y un tercero de atentado contra la autoridad. Rafi confesó los hechos, pero alegó que actuó en defensa propia, que disparó de forma fortuita, sin ninguna intención de matar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios