Intervención se queja del modo de contratar la auditoria de Epremasa

  • El servicio de la institución provincial insiste en que no se le informó de las ofertas

El Servicio de Intervención de la Diputación ha emitido un informe en el que se queja de que la Empresa Provincial de Residuos y Medio Ambiente (Epremasa) no le dio cuenta de las ofertas de las firmas -tres al menos, según la normativa- que iban a optar a la última auditoria realizada a esta sociedad pública antes de contratarla. También se queja de que de la misma manera ha actuado la también empresa provincial Emproacsa. En el caso de Epremasa no fueron finalmente tres, sino dos, las empresas que optaron a realizar esa auditoría contratada mediante procedimiento negociado sin publicidad. Fueron Hispacontrol Auditores, que ofertó 7.600 euros, y Auditest Sur, que resultó adjudicataria al ofertar a la baja con 7.110 euros.

Este informe, al que ha tenido acceso el Día, que está firmado el pasado 17 de noviembre y que analiza las auditorías del ejercicio 2006 en las empresas con capital social o mayoritariamente provincial, recomienda no contratar con una misma empresa más de siete años seguidos la realización de la auditoría y, si es así, "al menos debe cambiar al socio responsable de la realización de la misma, dentro de los años siguientes a su asignación al equipo de encargo". Auditest Sur está ahora casi en esa frontera a la que se refiere Intervención tras auditar las cuentas de Epremasa de 2002 a 2005, en un primer contrato, y de 2006 a 2008 en una segunda adjudicación.

El servicio de Intervención de la Diputación realizó esa apreciación después de que la Comisión Europea (CE), con fecha 16 de mayo de 2002, efectuara la recomendación en favor de la independencia de los Auditores de Cuentas. "Estimamos que pueden surgir amenazas de confianza o familiaridad cuando ciertos miembros del equipo de auditoría trabajan regularmente en las cuentas de un cliente, particularmente cuando se trata de clientes de auditoría que son de interés público", reza el documento.

La auditoría de Auditest Sur concluía en que Epremasa debía de determinar "cuáles serán lo límites y condiciones que permitan a la gerencia [que ostenta Blas Molina] la realización de contratos, adquisiciones, suministros y operaciones que sean conforme al giro o tráfico mercantil" y diferenciando con claridad cuáles son competencia del Consejo de Administración y cuáles con competencia de su gerente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios