Interrogan a un grupo de jóvenes por una paliza que dejó tetrapléjico a un rumano

  • La víctima acababa de cobrar su salario cuando fue asaltada en la puerta de un bar

Agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil están interrogando a un grupo de jóvenes de Rute para intentar esclarecer unos hechos que han acabado con que un hombre, un inmigrante rumano de 30 años, no podrá volver a andar. La víctima, Ispratescu Tudonel, recibió una brutal paliza en la madrugada del pasado 31 de marzo cuando salía de un bar de copas de Rute.

Según ha podido saber El Día, la Guardia Civil trabaja con los testimonios de algunos testigos de la agresión y baraja la hipótesis de que esta se produjo por un grupo de unos seis jóvenes -la mayoría menores de edad- y que el motivo fue el robo. Al parecer, la víctima acababa de cobrar por los tres meses que llevaba trabajando en el campo. Los agresores se dieron cuenta, lo siguieron cuando salió de dos bares de copas de Rute y lo abordaron en la calle Málaga, a las puertas del hotel María Luisa.

Otras fuentes apuntaron que los agresores golpearon a su víctima de una forma brutal en la cabeza y que lo dejaron inconsciente en el suelo. Una pareja lo encontró, llamó al 061 y una ambulancia lo trasladó hasta el hospital comarcal Infanta Margarita de Cabra. Allí, los médicos decidieron evacuarlo al Reina Sofía de Córdoba, al comprobar como no movía ninguna extremidad. En este centro hospitalario, los médicos determinaron que se había quedado tetrapléjico y ahora estudian su traslado hasta el Hospital de Parapléjicos de Toledo. Durante la agresión, los asaltantes no sólo le robaron el dinero, sino también una cadena de oro, un anillo y su teléfono móvil.

La víctima, que no está casado ni tiene hijos, llego hace sólo tres meses a Rute, a través del contingente agrícola que solicitan los empresarios y promueve el Gobierno. Apenas habla español y "tiene dificultades para leer y escribir", según explicó ayer su compañero de piso, otro rumano que vive en la calle El Hacho de Rute. Precisamente, este súbdito de Rumanía destacó ayer que éste es el primer incidente de este calibre que recuerda entre la población rumana de Rute -compuesta por unas 100 personas- y los nativos. Al contrario, "nuestra integración siempre ha sido muy buena", recordó.

La investigación de los hechos está siendo coordinada por el Juzgado de Lucena, que ya ha llamado a declarar a varias personas que pudieran estar relacionadas con este suceso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios