Industria autoriza la instalación para residuos de muy baja intensidad en El Cabril

  • La nueva estructura que entrará en funcionamiento próximamente tiene una capacidad de 33.000 metros cúbicos

El Ministerio de Industria, Turismo y Comercio ha comunicado hoy a Enresa la concesión de la autorización de la puesta en marcha de la instalación complementaria para el almacenamiento de residuos radiactivos de muy baja actividad de El Cabril, con fecha de 21 de julio.

La Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) ha informado en un comunicado de que finalizó a principios de este año la construcción de la primera estructura de la instalación complementaria de El Cabril para residuos radiactivos de muy baja actividad, procedentes de incidentes en acerías, como los sucedidos en Acerinox o Siderúrgica Sevillana en 1998 y 2001, o del desmantelamiento de centrales nucleares. Esta estructura para residuos de muy baja actividad es la primera de un total de cuatro que se construirán de forma gradual y que proporcionarán a El Cabril la capacidad suficiente para almacenar los residuos radiactivos de baja y media actividad que se generen en España.

La entrada en funcionamiento de esta estructura supone "uno de los logros más importantes" de Enresa, que da respuesta a diversas resoluciones parlamentarias destinadas a que España dispusiera, al igual que otros países, de una instalación específica para este tipo de residuos, de escasa contaminación radiológica, de forma que no supusiera una pérdida del valor estratégico de las estructuras de almacenamiento disponibles para residuos de mayor actividad. La solución que aporta Enresa a los residuos radiactivos de muy baja actividad es "tecnológicamente distinta" a la de los residuos de baja y media actividad, ya que, debido a las características de estos materiales, las barreras de hormigón son innecesarias.

La nueva estructura que entrará en funcionamiento próximamente tiene una capacidad de 33.000 metros cúbicos, y para su operación Enresa dispone de un edificio específico para la manipulación y acondicionamiento de este tipo de residuos, denominado "edificio tecnológico".

El diseño prevé una durabilidad y eficacia de las barreras de aislamiento de estos materiales superior a los 60 años, que es el tiempo que se requiere para que la radiactividad decaiga a niveles del fondo natural.

La instalación para residuos radiactivos de muy baja actividad aportará una capacidad total de 130.000 metros cúbicos, pero la radiactividad total a almacenar es tan pequeña que no ha supuesto la modificación del inventario radiológico autorizado para El Cabril.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios