villafranca

Hallan el cuerpo tiroteado de un ejemplar de lince ibérico

Suelta de 'Niebla', el pasado mes de enero. Suelta de 'Niebla', el pasado mes de enero.

Suelta de 'Niebla', el pasado mes de enero. / el día

Técnicos del proyecto Life+Iberlince han localizado esta semana en el paraje de Las Cumbres, en Villafranca de Córdoba, el cadáver tiroteado de una hembra de lince ibérico; el collar de este ejemplar, que estaba incluida dentro del programa de radioseguimiento, mostraba señal de inactividad, con lo que se confirmaron los peores pronósticos. Tras la identificación, se constató que se trataba de Niebla, una joven lince que fue liberada el pasado 30 de enero en la finca La Ventilla, también en Villafranca.

Esta hembra, hija de Kilimanjaro y Coscoja y procedente del centro de cría en cautividad de La Olivilla, en Santa Elena (Jaén), fue bautizada por los escolares de tercer y cuarto curso de Primaria del colegio cordobés Ferroviario este mismo año, dentro de la campaña #BautizaUnLince. Se da la circunstancia, además, de que estos niños asistieron al acto de liberación de Niebla, presenciando su primera carrera al medio natural.

El cuerpo del animal, que tras un primer análisis ocular de los técnicos no presentaba indicios de violencia, fue trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre de la Junta de Andalucía (CAD), donde se le está practicando la necropsia. Según han desvelado los primeros datos de la misma, en el cuerpo de esta lince se han observado unos 35 plomos, lo que viene a constatar que detrás de esta muerte está la acción humana.

Para la organización conservacionista WWF, 2017 es un "año terrible" para el lince a pesar de los avances en sus poblaciones e insta a terminar con estas muertes provocadas por causas humanas. Con todo, WWF destacó los "frutos" del programa de recuperación y reintroducción de la especie, que ha pasado de contar con más de 475 ejemplares en 2017, cuando en 2002 quedaba menos de un centenar. Durante el año 2016 nacieron 34 cachorros en libertad y la especie pasó de la categoría de en peligro crítico de extinción a la categoría inferior de en peligro.

De momento, la ONG señala que este 2017 está siendo un "mal año" para el lince ibérico, ya que han muerto 34 ejemplares, 21 por culpa de los atropellos, por trampas para otras especies y al menos cinco por furtivismo. El secretario general de WWF, Juan Carlos del Olmo, consideró que es "un escándalo y una vergüenza que sigan muriendo linces en puntos de carreteras denunciados reiteradamente", aunque a pesar de ello ve que este 2017 ha sido un buen año para la expansión de la especie, si bien ha adelantado que la ONG prevé denunciar a España ante la Comisión Europea (CE) por no arreglar los puntos negros para evitar los atropellos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios