Los buzos de la Guardia Civil buscan en fosas y lagunas pistas de Ángeles

  • El instituto armado trabaja con la hipótesis principal de que la mujer está muerta

Los buzos de la Guardia Civil están buscando en fosas, balsas y lagunas de todo el término municipal de Aguilar de la Frontera pistas sobre la desaparición de Ángeles Zurera Cañadillas, la mujer de 42 años que falta de su casa desde hace más de un mes y medio. Según ha podido saber El Día, los agentes del instituto armado trabajan ya con la hipótesis principal de que Ángeles está muerta y que no se trata de una desaparición voluntaria, como se pensaba hasta ahora. Sin embargo, las fuentes insisten en que todavía no se puede descartar ninguna hipótesis.

Al parecer, los agentes han encontrado pruebas de que Ángeles Zurera Cañadillas puede haber muerto. El instituto armado sigue una pista que todavía no ha trascendido y que les ha conducido a revisar con una zódiac las lagunas de Aguilar de la Frontera -Zóñar incluida- y a desplazar hasta el municipio a un equipo de buzos que buscan rastros en el interior de fosas, balsas, arroyos y humedales del municipio.

En concreto, un equipo especial de la Guardia Civil trabajaba ayer, en colaboración con Protección Civil, en una balsa de alpechín cercana al camino de El Pozo, en un paraje conocido como Los Yesares, en las inmediaciones del casco urbano aguilarense. A las 13:00, la búsqueda finalizó sin éxito. De hecho, los agentes especiales han dado por concluido su trabajo, que iniciaron el pasado miércoles, después de haber revisado todas las balsas y zonas húmedas del término municipal de Aguilar de la Frontera. Además, también se ha trabajado en escombreras donde se depositan restos de obras.

El caso sigue todavía bajo el secreto de sumario decretado hace un mes y medio por el titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Aguilar de la Frontera, que se hizo cargo de la investigación dos días después de que se confirmara la desaparición de Ángeles Zurera Cañadillas. Pese a que la mujer se marchó sin sus objetos personales más elementales (como las gafas, lentillas, documentación identificativa o teléfono móvil), en principio se barajó la hipótesis de la desaparición voluntaria, lo que alimentó las esperanzas de la familia de encontrar a la mujer con vida.

La desaparición de Ángeles Zurera Cañadillas ha conmocionado al municipio de Aguilar, que desde el primer día se ha volcado con la familia. En cuando se conoció el caso, decenas de vecinos participaron en batidas por el término municipal en busca de pistas. Además, las dos manifestaciones que ha organizado la familia para demandar apoyos han sido multitudinarias.

La última se celebro este pasado sábado, en la plaza de San José del municipio aguilarense. En esta concentración -que reunió a un millar de personas- la familia solicitó a la Guardia Civil que desplazara más recursos hacia la investigación para intentar hacer más fácil y rápida esta labor. Aparte, la familia, entre lágrimas, insistió en su deseo de encontrar a Ángeles Zurera Cañadillas aunque sea sin vida, ya que insisten en que ella nunca hubiera abandonado su hogar de manera voluntaria durante tanto tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios