La Guardia Civil detiene a tres personas en Badajoz por falsedad documental

  • Parte de los certificados y licencias ilegales fueron comprados por cordobeses

La Guardia Civil ha desarticulado en Badajoz un entramado dedicado a la falsificación de certificados médicos para la obtención de permisos de conducción y licencias de armas, con la detención de dos hombres y una mujer, vecinos de las localidades pacenses de Castuera y Quintana de la Serena, como presuntos autores de un delito continuado de estafa y falsedad documental. Según indicaron desde el propio instituto armado, una buena parte de esos certificados fueron a parar a manos de vecinos de municipios cordobeses; sobre todo, de la zona Norte.

Las investigaciones se iniciaron hace tres meses, cuando el Grupo de Informes y Apoyo de Tráfico de Guardia Civil de Badajoz (G. I. A. T) y el puesto de la Guardia Civil de Castuera detectaron la existencia de personas que habían obtenido certificados médicos sin haber sido objeto de examen ni haber acudido a ningún centro de reconocimiento para la obtención de los mismos. En el desarrollo de las investigaciones, se comprobó que los certificados supuestamente falsificados eran expedidos por un centro de reconocimientos médicos de la localidad pacense de Quintana de la Serena.

Con el apoyo de la Jefatura Provincial de Tráfico de Badajoz, se llevó a cabo una inspección al citado centro, donde se comprobó que, aunque figuraba un psicólogo en plantilla, no existían otros facultativos médicos que elaboraran los informes según lo dispuesto en la legislación dictada al respecto. Así, los agentes lograron extraer de los archivos de la Jefatura Provincial de Tráfico 107 expedientes con sus correspondientes certificados médicos, expedidos en Quintana de la Serena, para la renovación de permisos de conducción, "los cuáles pertenecen a vecinos de las localidades pacenses de Castuera, Benquerencia, Campanario, Monterrubio de la Serena, Villanueva de la Serena, Don Benito y de algunos localidades cordobesas", sentenciaron las mismas fuentes.

"Tras ello, la Guardia Civil ha tenido que retirar los 107 permisos de conducir, cada uno en posesión de sus titulares, los cuales fueron obtenidos sin pasar el correspondiente reconocimiento médico", insistieron ayer desde el instituto armado.

Paralelamente, la Guardia Civil de Castuera se encuentra analizando las decenas de certificados médicos, supuestamente falsos, expedidos a vecinos de localidades de la zona y de Córdoba, utilizados en este caso para la renovación de licencias de armas, todos ellos igualmente expedidos por el centro donde se descubrió el entramado y obrantes en los expedientes de concesión de licencias.

Hasta la fecha y con los 147 certificados intervenidos, los implicados podrían haber obtenido unos beneficios superiores a los 6.000 euros. Por ahora, el centro médico ha cerrado sus puertas al público a la espera de que concluyan las investigaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios