el carpio

Gallo traslada su sede social desde Barcelona en busca de "estabilidad"

  • La alcaldesa confía en que la decisión revierta en inversiones para investigación y desarrollo en la localidad

  • Asaja valora que los productos de trigo duro de la provincia se beneficiarán

Fábrica de Pastas Gallo en la localidad del Alto Guadalquivir. Fábrica de Pastas Gallo en la localidad del Alto Guadalquivir.

Fábrica de Pastas Gallo en la localidad del Alto Guadalquivir. / el día

El fabricante de productos de alimentación Pastas Gallo ha optado también por trasladar su sede social fuera de Cataluña, en concreto a la localidad de El Carpio, ante la situación política y como reacción a una eventual declaración unilateral de independencia por parte del Gobierno regional catalán. La compañía ha justificado el traslado de su sede porque "necesitamos operar en un ambiente de estabilidad" y "de cara a garantizar la seguridad jurídica y los intereses de nuestros consumidores, clientes, empleados y accionistas".

Propiedad de la familia Espona, el grupo Gallo fue fundado en 1946 en la localidad barcelonesa de Rubí y se ha dedicado tradicionalmente a la producción de pasta, aunque en el inicio de este siglo empezó a fabricar también platos frescos precocinados. La compañía, en la que trabajan más de 300 empleados, cuenta con una planta en El Carpio, en Córdoba, la más importante del grupo y especializada en pasta seca, y otras dos en Granollers y Esparreguera, en Barcelona, para la producción de multicereales sin gluten.

CCOO envía a la plantilla un mensaje de "tranquilidad" ante la incertidumbre

El grupo alimentario, una empresa familiar, aseguró en un comunicado que "respeta cada una de las opiniones y opciones personales, sin que ninguna de ellas nos represente". En los momentos de su fundación, los fabricantes de pastas sólo trabajaban con trigo blando, y José Espona abrió el camino del trigo duro en España convenciendo a un gran número de agricultores para que iniciaran su plantación y cultivo.

En 1958, Espona compró la fábrica de El Carpio, que inicialmente era un molino, y que transformó, además, en fábrica de pastas. La venta de productos de sémola de trigo duro fue complicada en sus inicios, al no existir mercado, pero, en poco más de una década ya era posible encontrar pastas de Gallo en más de 100.000 puntos de venta de toda España. En los años 70, Gallo introdujo las variedades de pasta compuesta y se consolidó como marca líder, con la fábrica de El Carpio como centro de producción. Según los datos que constan en el portal web de la firma, el Grupo Gallo factura alrededor de 200 millones de euros, con una producción de 160.000 toneladas, la mayoría correspondiente a pasta seca; la plantilla es de 363 empleados.

La decisión de la compañía catalana provocó una cascada de reacciones a lo largo de la jornada de ayer. La alcaldesa carpeña, Desirée Benavides (PSOE), consideró que el traslado es "muy positivo" para la localidad no sólo por la "promoción" que implica para el municipio del Alto Guadalquivir, sino también por la "repercusión para el empleo" en la localidad. Benavides, no obstante, aclaró que la compañía ha decidido trasladar su sede social, no así su domicilio fiscal, por lo que hasta que no se produzca una comunicación oficial seguirá tributando en Cataluña.

La regidora, no obstante, confió en que esta mudanza revierta en inversiones para investigación y desarrollo en la planta cordobesa, pues hasta el momento el lanzamiento de nuevos productos, como pastas frescas o salsas, se centra en los dos centros de trabajo que la compañía tiene en la comunidad catalana. Según la regidora, la empresa todavía no ha trasladado al Ayuntamiento carpeño una comunicación oficial, aunque sí un "sí extraoficial".

La organización agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) Córdoba también mostró su satisfacción, pues este cambio "supondrá un beneficio y desarrollo para la provincia de Córdoba en favor también del campo cordobés y de nuestros productos agrícolas". De este modo, la organización agraria se puso a disposición de la compañía con "el más sincero apoyo y colaboración", teniendo en cuenta que Córdoba es una de las principales provincias productoras de trigo duro de "excelente calidad". Confió, por último, en que la implicación de esta empresa en la provincia "beneficie también a los agricultores coincidiendo, además, en este momento en el que los precios de los cereales no atraviesan muy buen momento".

El secretario general de Industria de CCOO Córdoba, Rafael Morales, por su parte, lanzó un mensaje de "tranquilidad" a la plantilla de Gallo en El Carpio, conformada por unos 120 trabajadores, tras el revuelo causado por el traslado de la sede social de la compañía desde Cataluña. El dirigente sindical valoró que las empresas "se afinquen donde realmente producen", aunque lamentó que esta decisión no se haya producido antes, sino que venga motivada por la falta de seguridad jurídica en Cataluña ante la posibilidad de una declaración unilateral de independencia (DIU).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios