alto guadiato

La Fundación Cuenca Minera demanda declarar BIC más espacios industriales

  • La organización requiere que el expediente de Cultura se amplíe a toda la comarca y no sólo a tres municipios

  • La tramitación paraliza el desmantelamiento de los pozos María y Belmez

Panorámica del Cerco Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo. Panorámica del Cerco Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo.

Panorámica del Cerco Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo. / reportaje gráfico: e. mauriz

La Dirección General de Bienes Culturales y Museos de la Consejería de Cultura ha dado el primer paso para la declaración de un total de 53 espacios del antiguo patrimonio industrial de Peñarroya-Pueblonuevo, Fuente Obejuna y Belmez como Bien de Interés Cultural (BIC) en la tipología de Lugar de Interés Industrial. La Fundación Cuenca Minera del Guadiato, que lleva años demandando este reconocimiento, valoró ayer que la Junta haya abierto el expediente que debe llevar a la protección de estos espacios, aunque consideró insuficiente el listado y demandó que incluya espacios de toda la comarca.

La presidenta de la fundación, María del Carmen García, recordó que todo el Alto Guadiato es una zona "eminentemente minera" e insistió en que en municipios como Espiel también existen vestigios que la Administración autonómica no ha incluido en este primer expediente. También consideró insuficiente que se hayan incluido únicamente los castilletes de los pozos mineros María, en Fuente Obejuna, y Belmez, en la localidad homónima, pues "son muchos más los que existen en el norte de la provincia". Con todo, valoró que el inicio del expediente supondrá paralizar el desmantelamiento de estas estructuras, que hace unos meses fueron vendidas por Encasur a un particular con la pretensión de desmontarlas.

Tal y como consta en el documento publicado el lunes en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), a partir de ahora quedan suspendidas las actuaciones que se están desarrollando y las licencias municipales de parcelación, edificación o demolición en las zonas afectadas, así como los efectos de las ya otorgadas, hasta que se obtenga la autorización pertinente de la Consejería de Cultura. Esto afecta especialmente a las estructuras de los dos pozos anteriormente citados.

Precisamente, la alcaldesa de Fuente Obejuna, Silvia Mellado (PSOE), recordó ayer que su Ayuntamiento ya se vio obligado a paralizar los trabajos de desmonte del pozo María, iniciados sin licencia. Tras este apercibimiento, el propietario solicitó el permiso municipal, que le fue denegado, recordó la primera edil. "Estamos luchando mucho por revalorizar el patrimonio minero de la localidad", valoró Mellado sobre la incoación del expediente de declaración como BIC de estos bienes.

También expresó su satisfacción el regidor belmezano, José Porras (PSOE). En esta localidad, el propietario del castillete minero homónimo ni siquiera llegó a presentar la licencia para los trabajos de demonte. Porras recordó que el Ayuntamiento mantenía conversaciones con Encasur para la compra del pozo cuando la empresa cerró la operación de venta con el actual propietario, que "ni siquiera recibe al personal técnico de la Delegación de Cultura".

La memoria subraya que el Cerco Industrial de Peñarroya-Pueblonuevo, junto a los inmuebles vinculados, es "uno de los mejores ejemplos de la actividad industrial desarrollada en la zona norte de la provincia de Córdoba, que dio origen a las actuales poblaciones de Peñarroya y Pueblonuevo". Entre las infraestructuras asociadas a esta actividad se encuentra un variado repertorio de edificaciones historicistas, propias de la arquitectura industrial del periodo de entre siglos (XIX y XX), que constituyen en la actualidad un "área paisajística de gran interés donde confluyen valores arquitectónicos, urbanísticos, arqueológicos, etnológicos e industriales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios