El Foro localiza nuevos enterramientos de fusilados en el cementerio de Belmez

  • Homenaje a los cuatro guerrilleros que perdieron la vida en 1949 en la localidad

La presidenta del Foro por la Memoria de Córdoba, Isabel Amil, dio a conocer durante el acto de homenaje a los cuatro guerrilleros fusilados en 1949 en Belmez -Benito Calero, Alejandro Escribano, Manuel López y Antonio Vargas- que tienen datos que confirman la existencia de más cadáveres de guerrilleros fusilados en la localidad guadiateña, aunque no quiso precisar la identidad de los mismos hasta que no la tengan confirmada. "Creemos que hay alguno más, ya que después de haber finalizados las investigaciones tenemos datos nuevos"

Amil tuvo palabras de cariño para los familiares de los fallecidos, a los que se ha honrado con un monolito en las instalaciones del camposanto de Belmez. "Este acto es muy importante para nosotros y para los familiares; pensamos que esto se tenía que haber hecho hace más tiempo y creemos que estas cosas deberían estar a cargo del Gobierno, ya que en vez de que las subvenciones estén tan repartidas, que el Gobierno las hiciera es mucho mejor, ya que se rescatarían muchas más personas". Durante el acto se dieron a conocer datos de la investigación que demuestran que estos hombres fueron fusilados, como en el caso de Manuel López El Solitario, quien en su partida de defunción se señalaba que falleció de una hemorragia en la casa de socorro, y cuando se exhumó el cadáver se pudo comprobar que tenía un tiro en la cabeza, al igual que los otros tres que fallecieron por disparos a quemarropa.

Fernando López González, hermano de Manuel López González, es uno de los familiares de estos guerrilleros que asistieron al acto de homenaje. Pese a contar con más de 90 años, aún recuerda con impotencia ese mes de octubre de 1949 cuando a su hermano le arrebataron la vida. "Con esto se cierra una herida de hace muchos años, ya que cuando mataron a mi hermano fuimos a preguntar qué era lo que había pasado y simplemente nos dijeron que lo habían matado, pedimos el cuerpo para darle sepultura y nos dijeron que ya estaba enterrado".

Carmen Vargas, hija de Antonio Vargas, rememoraba como en su casa de Sevilla la Guardia Civil entró buscando a su padre, que semanas después encontraría la muerte en el paraje de El Albardado. "Este acto es muy emotivo y supone el momento final de una lucha que inició mi madre, que nosotros hemos continuado y que al final lo hemos conseguido; no tengo palabras para decir la labor humanitaria que está realizando el Foro", apuntó.

Isabel Amil destacó la necesidad de este tipo de homenajes a las víctimas, tanto por el trabajo que realizan para la localización y exhumación los miembros del Foro como el valor que tiene para los familiares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios