Fomento acaba la primera restauración en cinco siglos del Puente de Montoro

  • Las obras han tenido un coste cercano al medio millón de euros y han sido subvencionadas en tres cuartas partes por el 1% Cultural · Los trabajos se han centrado en reparar los daños estructurales y la erosión

Hace algo más de cinco siglos, los Reyes Católicos ordenaron la construcción de un gran puente sobre el río Guadalquivir en Montoro. Desde entonces, esta impresionante mole de 102 metros de longitud construida con piedra de molinaza ha sufrido los rigores del paso del tiempo sin necesidad de ser reparada. Hasta ahora.

La ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, acudió ayer a esta ciudad del Alto Guadalquivir para presidir el final de las obras de restauración del Puente de Montoro, que han sido sufragadas al 75 por ciento por el departamento que dirige gracias a una subvención de 366.000 euros del programa del 1 por ciento Cultural -el plan de compensación patrimonial para aquellos municipios afectados por las grandes obras públicas-.

Montoro tiene a honra ser uno de los pueblos más admirados de la provincia de Córdoba. Desde hace décadas, ha sido mil veces fotografiado. Sin embargo, en los últimos años sus vecinos alzaban su preocupación al ver cómo se estaba deteriorando una de las postales habituales de la ciudad. El Puente de Montoro, que une a la zona de campiña con Sierra Morena al sobrepasar el río Guadalquivir, estaba sufriendo daños estructurales y las grietas y las picaduras en la roca afeaban las fotografías. Había que repararlo.

El Ayuntamiento diseñó un proyecto y lo presentó a la comisión mixta del Ministerio de Fomento y el de Cultura que decide en qué invertir el 1 por ciento del presupuesto de todas las grandes obras en España. Esta comisión fue la que decidió subvencionar gran parte del plan de restauración del Puente de Montoro.

En total, las obras han costado 488.000 euros y se han centrado en evitar la progresión de los daños estructurales del histórico viaducto. Así, se han rellenado las oquedades en la roca de cimentación, se han limpiado y rectificado las erosiones y la pérdida de masas en los sillares, se ha remodelado y drenado la plataforma, se han sustituido las luminarias y se ha restaurado la cruz metálica sobre el arco principal.

Tanto el alcalde, Antonio Sánchez Villaverde (PSOE), como la ministra destacaron la importancia de este histórico puente para la ciudad, ya que el Guadalquivir y el curioso meandro que dibuja en Montoro divide el casco urbano de la ciudad. El alcalde habló de que la obra "no ha estado exenta de problemas" y con algo de sentido del humor la ministra replicó que "hablando de vicisitudes, que me lo digan a mí. Todos sabemos cuándo empezamos las obras, pero nunca cuándo las vamos a acabar. Lo importante es tomar la decisión de hacerlas y de hacerlas bien", agregó.

Magdalena Álvarez destacó la importancia de que el 1 por ciento Cultural colabore para preservar el patrimonio y, sobre todo en este caso, un patrimonio "que puede ser usado y disfrutado por todos los vecinos". La ministra definió a esta infraestructura de "una obra grandiosa y hermosa" encargada por los Reyes Católicos en mayo de 1498 y acabado en 1555. "Las obras públicas nos sobreviven", reflexionó la ministra en el salón de plenos del Ayuntamiento de Montoro. "Las grandes obras públicas están pensadas para perdurar durante siglos; como este puente", agregó.

El viaducto ya ha sido reabierto al tráfico sin ningún tipo de limitaciones y, como hace cinco siglos, vuelve a unir la orilla serrana con la de campiña del Guadalquivir.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios