Facca denuncia que Rafi se refugió en una cochera del Ayuntamiento

  • Los representantes de la familia de José Reyes González aseguran que su presunto asesino "iba y venía" de este local a casa de su madre y que lo usaba para traficar

Comentarios 3

Los dos años y medio que ha estado fugado el presunto asesino de Bujalance, Rafael Hidalgo Castro, alias Rafi, parecen casi inexplicables si la denuncia que ayer se registró en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Montoro es cierta. Según la Federación de Asociaciones Culturales Cristianas de Andalucía (Facca), Rafi -que huyó de prisión en 2006 durante un permiso carcelario de sólo ocho horas- casi campaba a sus anchas por Bujalance, ya que "se había metido en una cochera que es de propiedad municipal, donde traficaba", explicó el director de este colectivo, Luis Guillermo Cortés, que se ha convertido en el representante legal y moral de la familia de José Reyes González, el hombre de 51 años que murió el pasado 23 de noviembre tras pasar 14 días en coma a causa de un disparo que al parecer ejecutó Rafi.

Según Cortés, Rafael Hidalgo Castro -que ha regresado a prisión por orden de la juez de Montoro ante la que compareció el lunes- "iba y venía" de esta cochera a la casa de su madre. "El Ayuntamiento lo sabía y no hacía nada para detenerlo, por miedo", insistió el director de Facca, quien aseguró que estos hechos se han adjuntado en la denuncia que la familia de José Reyes ha presentado en el Juzgado de Montoro.

Sin embargo, el alcalde de Bujalance, Rafael Cañete (PSOE), negó este extremo. Cañete, que llevaba pidiendo el arresto de Rafi desde septiembre de 2007, explicó que el Ayuntamiento posee tres cocheras en la conflictiva barriada de Santiago. El regidor reconoció que hace años fueron ocupadas "por tres familias en riesgo de exclusión social", una de ellas encabezada por un hermano de Rafi. Sin embargo, se dictó orden de desalojo que en algunos casos "no llegamos a ejecutar porque tenían niños pequeños". Sin embargo, Cañete afirmó que ahora mismo estas tres cocheras están deshabitadas y precintadas, y que si el Ayuntamiento hubiera sabido que Rafi se refugiaba en una de ellas "evidentemente hubiéramos mandado a la Policía Local y a la Guardia Civil".

Mientras, el alcalde cargó contra el director de Facca, que no para de pedir su dimisión porque "nos niega el acta" de la Junta Local de Seguridad del 3 de septiembre de 2007, cuando se solicitó la detención de Rafi. "El Ayuntamiento le ha dado información hasta dónde ha podido", resaltó Cañete, quien agregó que ha solicitado un informe a los servicios jurídicos municipales para determinar si puede ceder a terceros un acta de una Junta Local de Seguridad donde se discuten temas policiales internos. El alcalde fue más allá y criticó abiertamente al director de Facca porque "tiene unas intenciones poco honestas". Según Cañete, Cortés Fajardo ha "rayado la amenaza" para que el Ayuntamiento le ceda un local en el que construir una iglesia evangelista, "algo que no podemos hacer porque en Bujalance tenemos 80 asociaciones que piden locales y no tenemos para todos". Además, acusó a Facca de mentir cuando denunció que nadie del Ayuntamiento le había dado ni tan siquiera el pésame a la familia después de la muerte de José Reyes, que pasó 14 días en coma en el hospital Reina Sofía de Córdoba. "Eso es mentira, porque a mí lo que me interesa es la familia, a la que veo con frecuencia", zanjó el regidor bujalanceño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios