PUENTE GENIL

Encuentran en un olivar a un hombre con varios impactos de bala en el pecho

  • La Guardia Civil investiga si hay varios implicados, ya que los disparos podrían proceder de dos pistolas diferentes · La víctima, cuyas iniciales son J. J. G., tiene unos 50 años y vivía en la localidad de Baena

Comentarios 1

Un hombre de unos 50 años fue encontrado muerto ayer en una zona de olivar de Puente Genil conocida como Las Monjas, a unos tres kilómetros del núcleo urbano en dirección a la aldea de Los Arenales y junto al canal de riego Genil-Cabra. La Guardia Civil investiga las causas del suceso, aunque todo apunta a que el fallecido murió durante la noche del lunes o la madrugada de ayer tras recibir varios disparos en el pecho.

La víctima es J. J. G., natural de la localidad asturiana de Avilés pero que vivía en la ciudad de Baena. La Policía Judicial trata de aclarar si, como todo apunta, se trata de un ajuste de cuentas. Fuentes cercanas a la investigación señalaron a El Día que el fallecido presentaba al menos dos impactos de bala en el pecho y que los disparos, al parecer, provienen de dos armas diferentes, por lo que se sospecha de que hay más de un implicado en los hechos. Además, en las inmediaciones del tiroteo se encontraron diferentes casquillos de bala.

Fueron dos propietarios de dos parcelas del lugar los que encontraron a la víctima bajo un olivo y tras "llamarlo y no contestarnos, entendimos que estaba muerto", explicó Florencio Mejías, quien detalló que aunque había acudido a su finca sobre las 10:15 se marchó sin percatarse de nada. Fue en su segunda visita, sobre las 11:40, "cuando vino a verme un vecino de parcela para que le acompañara a averiguar qué le pasaba a un hombre que había encontrado sobre el terreno". Una vez que ambos llegaron allí "le llamé y no me contestó, por lo que entendimos que estaba muerto y avisamos al 112", explicó Mejías.

Según este testigo, el fallecido se encontraba boca abajo, con los brazos y manos debajo del cuerpo y descalzo. Además, observó que tenía sangre detrás de la oreja y en el costado. A unos diez metros de donde yacía el cuerpo sin vida de J. J. G. había un gran charco de sangre, una dentadura postiza, unos zapatos y un móvil, objetos que parece que pertenecían a la víctima. Igualmente, a unos 50 metros del cadáver estaba estacionado un vehículo, marca BMW de color verde oscuro y propiedad de un ciudadano rumano, por lo que se investiga si tiene relación con el suceso.

No obstante, las rodaduras encontradas en el suelo denotan que por la zona estuvieron circulando varios coches. Además, en el terreno se observa cómo en una parte del camino las huellas de un vehículo se desvían para circular a través de los olivares.

Hasta el lugar del suceso se desplazaron varios agentes de la Policía Local de Puente Genil y de la Guardia Civil, así como de la Policía Judicial, quienes estuvieron recogiendo pruebas durante varias horas para aclarar las causas de lo acontecido. Para evitar que se contaminase el lugar de los hechos, se acordonó una zona bastante amplia de terreno de olivar. Aunque los servicios sanitarios estuvieron en el lugar se marcharon sin actuar. El levantamiento del cadáver por parte de la jueza de Puente Genil se produjo sobre las 15:00, trasladándose posteriormente hasta el Instituto Anatómico forense de Córdoba para practicarle la autopsia. El caso está bajo secreto de sumario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios