Detectan un aumento de pequeños distribuidores y del autoconsumo

  • El Instituto Armado advierte del incremento de los cultivos en domicilios

"El mayor número de incautaciones sugiere que la producción de marihuana está aumentando". Así lo reconocieron ayer fuentes de la Guardia Civil, que señalaron también que en los último cinco años se ha detectado un incremento en la venta de este tipo de droga por "pequeños distribuidores que se dedican, además, al autoconsumo". Así, detallaron que este tipo de cultivos se llevan a cabo en "sus propios domicilios, en patios, terrazas o trasteros, y que se conocen como cultivos de interior". A esta modalidad, continuaron, se añaden "pequeñas zonas despobladas de difícil acceso".

Desde el Instituto Armado explicaron también cuáles son las claves de este aumento de cultivos de marihuana en el interior de las viviendas. Una de ellas es "la proliferación de la venta por internet de manuales y semillas", mientras que otra es "la facilidad de conseguir todos los materiales para montar un invernadero". No en vano, apenas se requiere especialización, sólo "una cierta infraestructura", pero también "un elevado consumo de electricidad y agua", subrayaron.

A pesar de ello, desde la Guardia Civil indicaron también que algunos de estos cultivos de interior "se caracterizan por la gran complejidad técnica de su montaje". Para ello, anotaron, "es necesario contar con grandes conocimientos técnicos y capacidades económicas para poder adquirir el material necesario, como los extractores o las lámparas". Recordaron también que suele tratarse de cultivos en los que "se obtienen cosechas anuales de alto rendimiento y alto contenido en THC, que son los principios activos de este tipo de droga". Estas características hacen que la Guardia Civil "dirija las investigaciones hacia un perfil de delincuente más formado técnicamente que comete, entre otros, delitos de tráfico de drogas y de defraudación de fluido eléctrico", especificaron.

Pero, ¿cómo lleva a cabo la Guardia Civil cualquier intervención de este tipo? Pues bien, cuando los agentes cuentan con información sobre la plantación y su ubicación, se solicita al Juzgado un mandamiento de entrada y registro. En el inicio de estas investigaciones, la Guardia Civil cuenta, en numerosas ocasiones, con el apoyo de los ciudadanos, que transmiten "sus sospechas e informaciones", destacaron. Desde el Instituto Armado subrayaron que siempre que se intervenga "una cantidad suficiente de marihuana, se detiene y pone a disposición judicial los detenidos y también la droga intervenida".

Las sanciones que conllevan este tipo de delitos van desde penas de cárcel de tres a seis años al pago de una multa del triple de valor de la droga que se encuentre. Es el artículo 368 del Código Penal el que establece estas sanciones para quienes "ejecuten actos de cultivo, elaboración o tráfico, o de otro modo promuevan, favorezcan o faciliten el consumo ilegal de drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas o las posean". El texto recoge que ellos "serán castigados con las penas de prisión de tres a seis años y una multa del tanto al triple del valor de la droga objeto del delito si se tratare de sustancias o productos que causen grave daño a la salud, y de prisión de uno a tres años y multa del tanto al doble en los demás casos". Mientras, el artículo 379.3 del Código Penal recoge como agravante "por su extrema gravedad que la cantidad de las sustancias a que se refiere el artículo 368 excediese notablemente de la considerada de notoria importancia"; el artículo 377 , por su parte, especifica que "para la determinación de la cuantía de las multas se tendrá en cuenta el precio final del producto o la recompensa o ganancia que pudiese obtener el reo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios