Córdoba carece de pantanos y ríos que sean aptos para los baños este verano

  • El Ayuntamiento de Lucena es el único que ha solicitado la inscripción en el censo de aguas continentales para la puesta en marcha del proyecto de la playa en la aldea de Jauja

Varias personas disfrutan de un paseo en canoa en el embalse de La Breña. Varias personas disfrutan de un paseo en canoa en el embalse de La Breña.

Varias personas disfrutan de un paseo en canoa en el embalse de La Breña. / el día

No hay forma de darse un baño en Córdoba en ninguno de sus pantanos ni ríos. Ninguno cumple con las condiciones mínimas para sumergirse en ellos y los ayuntamientos que cuentan con este tipo de espacios tampoco han solicitado a la Administración pública el permiso necesario para ello. Una situación que se arrastra desde hace más de cinco años de manera ininterrumpida en la provincia. Es decir, que aunque sean muchas las personas que acudan a estos espacios, no se pueden bañar en ellos. Es lo que expone el jefe de servicio de Salud Pública de la Junta en Córdoba, Francisco Antón, quien detalla que hasta la fecha sólo ha habido una solicitud de inscripción de zona de baño continental en la provincia, pero que aún no ha sido concedida. Ha sido el Ayuntamiento de Lucena el único que ha solicitado el permiso pertinente a la Junta de Andalucía para la playa que se va a instalar en la aldea de Jauja, según consta en el Informe sobre calidad sanitaria de las aguas de baño al inicio de la temporada de 2017 de la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica. El documento señala que para la temporada de este ejercicio "nos encontramos con un único cambio en el censo de aguas continentales correspondiente a la provincia de Córdoba, donde se ha dado de alta la zona de baño piscina fluvial del río Genil en Jauja, Lucena".

Hasta el momento, según anota Antón, la solicitud no ha recibido el visto bueno para que la playa de Jauja pueda ofrecer servicio a los futuros bañistas, es decir, que "está inscrita, pero sin uso". El proyecto de la playa de Jauja pretende dinamizar la ribera del río Genil a su paso por la aldea y convertirla en zona de esparcimiento para los vecinos y ha costado ya más de 200.000 euros. No obstante, tal y como ya avanzó el Día, el proyecto de la playa de Jauja ha sufrido un nuevo retraso ya que el Gobierno central ha exigido una serie de modificaciones para abrir al público el espacio. Ahora, la Diputación redacta el proyecto de obra, que debe incluir la supresión de los escalones y la instalación de barandillas.

A la espera de estos cambios y de que la aldea de Jauja pueda contar con su playa artificial, en la provincia de Córdoba hay varios espacios reservados para los baños de interior, pero sin licencia, es decir, que sumergirse en ellos no está permitido. A pesar de ello, son muchas las personas que acuden a ellos y si se bañan lo hacen "asumiendo el riesgo", anota Antón. Una de estas zonas continentales de baño en Córdoba es el embalse de Iznájar -el mayor de toda Andalucía-, que cuenta con una gran playa, la de Valdearenas, a la que suelen acudir con frecuencia numerosos cordobeses y turistas. Sin embargo, el pantano de Iznájar este año tampoco cuenta con la autorización necesaria para que los usuarios puedan nadar en él. El embalse ubicado en esta localidad de la comarca de la Subbética es, además, un marco importante para la práctica de deportes náuticos, la pesca y la acampada. La playa, por su parte, tiene un kilómetro y medio de arena fina y está acondicionada como lugar de baño -sin permiso- y recreo.

El citado documento de la Consejería de Salud también explica que durante la temporada de baño está obligada a proporcionar información sobre la calidad de las aguas y de las zonas de aguas de baño. Así, al departamento que dirige Marina Álvarez le corresponde elaborar el informe de calidad sanitaria de las aguas de baño al inicio de la temporada, realizar los informes quincenales de calidad sanitaria de las aguas y difundir los informes de calidad. En el caso de los ayuntamiento, éstos deben facilitar la público la información descrita en la normativa. Algunos de los datos que deben aparecer son la clasificación vigente de las agua de baño, el grado de cumplimiento de los requisitos de calidad para el baño durante la temporada, la descripción de la zona y, además, "en caso de prohibición permanente información de que las aguas de la zona afectada han dejado de considerarse aguas de baño, indicando los motivos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios