baena

Conversación cofrade para pregonar al judío

  • El doctor José Ángel Fernández destaca el efecto terapéutico del tambor en una charla con su hija

José Ángel Fernández y el presidente de la asociación cultural, Luis Ordóñez. José Ángel Fernández y el presidente de la asociación cultural, Luis Ordóñez.

José Ángel Fernández y el presidente de la asociación cultural, Luis Ordóñez. / s. núñez

Atípico, singular, divertido a veces y cargado de anécdotas y hechos históricos. Este año, el pregonero de la XVII Exaltación del Judío de Baena, José Ángel Fernández, creó un canto diferente, muy alejado del pregón al uso en el que se loa a la figura más representativa de la Semana Santa baenense a lo largo de los momentos más significativos de estos días de pasión.

En esta edición, Fernández, a través de una conversación con su hija Carmen, en un ir y venir incesante de preguntas y respuestas, hizo un recorrido por todo lo que acontece y rodea al judío. El plumero, el casco, el pañuelo que recuerda al judío de antaño cuando aún llevaba túnica, el tambor, los cuarteles o la importancia de mantener el carácter religioso de esta fiesta, fueron algunos de los simbolismos abordados en esta exaltación cofrade.

A lo largo de todo su canto, Fernández desgranó en primera persona el papel de todo judío día a día, profundizando en cada momento, homenajeando a todos aquellos que desde su opinión han ayudado a dignificar y engrandecer la Semana Mayor baenense. El pregonero abordó con un lenguaje cercano y distendido los entresijos de lo que significa ser judío, en un continuo retroceso al pasado, aportando datos y fechas para muchos desconocidas, con reivindicaciones como que los coliblancos puedan desfilar en la procesión del Domingo de Resurrección y resaltando la unión de las dos colas.

Muy aplaudido fue el momento en el que, como médico de profesión y vocación, defendió la necesidad de preocuparse no sólo de los aspectos más superficiales de lo que es esta fiesta, sino también de la lacra del alcoholismo entre los más jóvenes, y aportó aspectos tan destacados como el efecto terapéutico y beneficioso para la salud que aporta el sonido del tambor. "Algo tiene que tener el tambor", dijo el facultativo durante su intervención.

La Asociación Cultural de la Primera Cuadrilla de Judíos de la Cola Negra organiza desde hace 17 años esta exaltación al judío, un acto en el que además tuvo lugar como vienen siendo tradicional el nombramiento de un nuevo Cofrade Ejemplar y que en esta ocasión ha recaído en José Valenzuela, quien durante más de 40 años ha estado al frente de la segunda cuadrilla de judíos colinegros, tanto de cuadrillero como de teniente cuadrillero y que aún hoy sigue en activo. Visiblemente emocionado, Valenzuela agradeció este nombramiento e insistió en que su labor no ha sido otra que la de "amar profundamente la Semana Santa y trabajar por que se conserven las tradiciones sin olvidar el sentimiento religioso".

Finalmente, la asociación reconoció el "excelente" trabajo realizado por la pintora del cartel anunciador de la exaltación al judío de este año, Ángela Osuna. "En mi obra sólo he querido reflejar el color, el sonido, el fervor y el movimiento que a través del judío tiene la Semana Santa", dijo la autora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios