bujalance

Condenados a 19 años de cárcel por agredir a una patrulla de guardias civiles

  • Los individuos impidieron que los agentes pudieran detener a un conocido sobre el que pesaba una orden de ingreso en prisión

Exterior del cuartel del Instituto Armado en la localidad del Alto Guadalquivir. Exterior del cuartel del Instituto Armado en la localidad del Alto Guadalquivir.

Exterior del cuartel del Instituto Armado en la localidad del Alto Guadalquivir. / el día

Agredieron a dos guardias civiles en Bujalance cuando acudieron a detener a un individuo que se encontraba en busca y captura y se afanaron en "causar tantos destrozos en el vehículo y menoscabo físico en los agentes fuera posible". El Juzgado de lo Penal número 4 de Córdoba ha condenado a penas que suman más de 19 años de prisión a siete vecinos de Bujalance como autores de delitos de atentado -seis de ellos con el agravante de empleo de objeto peligroso-, daños, lesiones y conducción temeraria; además, deberán indemnizar a los dos agentes agredidos con más de 6.000 euros.

Los hechos tuvieron lugar durante la madrugada del 11 de septiembre de 2016, cuando dos agentes detectaron la presencia de un delincuente sobre el que pesaba una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión, el cual emprendió la huida en un vehículo conducido por otra persona. Cuando los guardias civiles consiguieron darle alcance y procedían a su detención ya en el interior de la conocida calle Ronda Sur, fueron agredidos por numerosos vecinos, quienes según la resolución judicial les propinaron patadas y puñetazos por todo el cuerpo, e incluso intentaron arrebatarle el arma reglamentaria a uno de los agentes, al cual arrojaron por la escalera de las viviendas, hasta que consiguieron impedir la detención del delincuente, que huyó.

"Esa pistola que tienes ahí algún día la voy a utilizar contra vosotros", amenazó un procesado

Para no sufrir mayores daños, los guardias civiles se vieron obligados a marcharse del lugar, momento en el que los agresores les apedrearon rompiendo los cristales del vehículo policial. Y cuando los uniformados ya habían conseguido separarse a cierta distancia para poder solicitar el apoyo de otras patrullas, uno de los agresores se acercó a ellos amenazándoles: "Esa pistola que tienes ahí algún día la voy a utilizar contra vosotros… Vamos a tener que sacar las escopetas", les increpó, según reproduce la resolución judicial.

Los agentes han sido asistidos por los servicios jurídicos de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), que ayer recordó que "lleva años denunciando que Bujalance es, junto a Puente Genil, la localidad de Córdoba que registra más agresiones a guardias civiles". El colectivo volvió a reclamar que se adopten las medidas necesarias para atajar una situación "tan preocupante", empezando sobre todo por un "incremento considerable de la plantilla y la dotación de los medios materiales necesarios". "Sin embargo, el Ministerio del Interior y la Dirección General de la Guardia Civil hacen oídos sordos a dichas reclamaciones, y en las convocatorias de vacantes publicadas durante el último año ningún refuerzo ha llegado al puesto de Bujalance", censuró el colectivo de guardias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios