Científicos insisten en los beneficios del aceite de oliva contra el envejecimiento

  • Córdoba acogerá el segundo congreso internacional sobre aceite y salud

El jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Universitario Reina Sofía, Francisco Pérez Jiménez, insistió ayer en los beneficios que proporciona el consumo de aceite de oliva contra el envejecimiento. Pérez Jiménez realizó esta apreciación durante la presentación en la Diputación -junto a los también doctores de la Unidad de Lípidos del Reina Sofía José López Miranda y Fernando López Segura- del II Congreso Internacional Sobre Aceite de Oliva y Salud, que se desarrollarán entre los próximos 20 y 22 de noviembre. Precisamente, Pérez Jiménez -el director de la unidad- será el encargado de coordinar uno de los dos simposios del congreso que se celebrará el primer día en Córdoba -el resto tendrán lugar en Jaén-. "En dicho simposio, investigadores internacionales expondrán estudios que destacan que el consumo de aceite de oliva favorece la calidad de vida en la vejez, con buena salud e incluso combatiendo los factores que provocan el envejecimiento", resaltó el galeno. Pérez Jiménez recalcó que "cada vez se vive más, pero la edad en la que comienzan a aparecer las enfermedades continúa siendo la misma, por lo que se prolongan los años con achaques. El aceite de oliva puede ser esa varita mágica que convierta esa longevidad en calidad de vida", resaltó. El doctor dejó claro que "el envejecimiento no sólo es por causas degenerativas; se trata de una inflamación de los órganos debido a que están expuestos durante muchos años a factores que la favorecen e insisto en que el aceite puede ser el bálsamo que frene esa inflamación", indicó.

El otro simposio que se celebrará en Córdoba será el coordinado por López Segura y que versará sobre los beneficios del zumo de la aceituna contra "la llamada epidemia del siglo XXI, el síndrome metabólico", según anunció el propio doctor. "Dicho síndrome, afecta ya al 30% de la población adulta y se exterioriza en forma de acumulación de grasa abdominal", detalló el médico, quien resaltó que "en las mujeres empieza a ser preocupante esa medida abdominal por encima de los 83 centímetros y en los hombres por encima de los 94".

López Segura indicó asimismo que el síndrome "determina entre quienes lo padecen" una mayor predisposición para llegar a padecer diabetes, tensión alta, arterioesclerosis y propensión al infarto y la trombosis cerebral, "teniendo su origen todo ello, además de en los genes del individuo, en la falta de ejercicio, pero, sobre todo, en una mala dieta, que viene determinada por el exceso de comida que caracteriza a los países desarrollados". El médico insistió en que dicho mal puede tener solución con "dieta mediterránea y ejercicio".

López Miranda adelantó que en Jaén se tratará, entre otros, la incidencia positiva del aceite de oliva en la reducción de los factores de riesgo que favorecen enfermedades cardiovasculares o su relación con la prevención del cáncer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios