El Cemer insiste en aprovechar el gusto del mercado ruso por el mueble andaluz

  • Un estudio del Consorcio Escuela de la Madera asegura que el gigante del Este es un mercado clave y emergente para que el sector consolide las exportaciones por su predilección por las líneas clásicas

El Consorcio Escuela de la Madera (Cemer) de Encinas Reales ha elaborado un estudio en el que se insiste en aprovechar el gusto del mercado ruso por el mueble español en general y andaluz en particular para incrementar notablemente las exportaciones del sector. "En concreto, el diseño del mueble nacional, sobre todo el clásico art decó, encaja a la perfección con el gusto ruso y con los países de su área de influencia", relata el informe. Además del mueble del hogar, el estudio señala que "el mueble de oficina es otro nicho de mercado para las empresas españolas".

Según se apunta en el informe del Cemer, "este mercado ofrece oportunidades al sector fundamentalmente en el segmento de población de capacidad adquisitiva muy alta y con un gusto definido por el mueble europeo de calidad y de corte clásico".

No obstante, el estudio del organismo dependiente de la Consejería de Empleo también detecta que a pesar que la mayoría de los gustos de esa población continúan siendo clásicos, "existe una minoría incipiente, especialmente en Moscú y en San Petesburgo, que se inclina ya por el mueble moderno; concretamente, esa inclinación es más acusada desde los últimos tres años", circunstancia que el Cemer cree que viene determinada "por la edad de los consumidores más jóvenes".

Es más, el Consorcio detalla a las empresas del sector que , "como en Europa", la población rusa prefiere los colores claros, nogal, roble, haya y fresno. De igual forma, el informe recoge que un tercio de las compras que realizan los rusos se destina a amueblar la casa, y casi un cuarto de esas compras son para la renovación de mobiliario anticuado. Asimismo, especifica que "el consumidor ruso valora enormemente la diferenciación de la oferta extranjera frente a la nacional, que es de baja calidad, de diseño monótono y sin diferenciación.

Por otra parte, desde el Cemer se insiste asimismo a las firmas del sector que, aunque las ciudades de Moscú y San Petesburgo son las que concentran el mayor número de establecimientos de venta de muebles, se espera para "un corto periodo de tiempo" la proliferación de tiendas en las que se ofrezca este producto en el resto de ciudades rusas, "siempre y cuando se mantenga la estabilidad política y económica". En las principales ciudades de ese país comienzan a aparecer ya salones dedicados en exclusiva al mueble de importación, principalmente el italiano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios