belmez

Cae la mayor red de producción de drogas sintéticas de toda Andalucía

  • La organización tenía capacidad para fabricar 100.000 dosis de MDA en un laboratorio del Alto Guadiato

  • Han sido detenidas cuatro personas, de las que dos han ingresado en prisión

Juan José Primo Jurado, el teniente coronel Juan Carretero y el comandante Emilio Muñoz, jefe de Operaciones. Juan José Primo Jurado, el teniente coronel Juan Carretero y el comandante Emilio Muñoz, jefe de Operaciones.

Juan José Primo Jurado, el teniente coronel Juan Carretero y el comandante Emilio Muñoz, jefe de Operaciones. / jordi vidal

Tres laboratorios de producción de drogas sintéticas desmantelados, cuatro personas detenidas y 100.000 dosis apartadas de la circulación son algunas de las cifras que deja la operación Tomillo, desarrollada por la Guardia Civil en Belmez, Peñarroya-Pueloblonuevo y Córdoba capital contra una red que preparaba un gran acopio de estupefacientes para las fechas navideñas, según informó ayer el teniente coronel Juan Carretero. El jefe de la Comandancia de Córdoba subrayó que se trata de una operación "pionera en la provincia", ya que hasta el momento "nunca se había desmantelado un laboratorio en plena producción de drogas"; es, además, el mayor desmantelado en Andalucía.

Las investigaciones comenzaron el pasado año, tras sospechar la Guardia Civil que un grupo organizado se estaba dedicando a la elaboración y distribución de drogas sintéticas en grandes cantidades, con las que podrían estar abasteciendo a toda la provincia de Córdoba y varias localidades cercanas de otras provincias andaluzas. En aquel momento se detectó un domicilio ubicado en Belmez donde, al parecer, funcionaba un "complejo y sofisticado" laboratorio para su producción, según informó el comandante Emilio Muñoz.

Acto seguido, los agentes identificaron a un vecino de la citada localidad del Alto Guadiato quien, supuestamente, se había abastecido de una importante cantidad de sustancias precursoras tales como heliotropina (piperonal), que se utiliza principalmente para la elaboración de drogas psicotrópicas como MDA (tenamfetamina). También se comprobó que disponía de un sofisticado laboratorio para la elaboración de las drogas en su propio domicilio.

Con el desarrollo de la investigación, se averiguó que esta persona figuraba en un primer escalón de un grupo "perfectamente organizado", que contaba con otras dos personas para el abastecimiento de las sustancias psicotrópicas a los escalones inferiores o camellos, que eran los encargados de la distribución final al consumidor. Uno de estos camellos se encargaba del abastecimiento en la zona Norte de la provincia desde la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo, mientras que el otro se ocupaba de la zona de Córdoba capital.

Elaborado el MDA por el encargado del primer escalón, otra persona se ocupaba de distribuirla en la capital cordobesa. Para ello, se desplazaba hasta la localidad de Peñarroya-Pueblonuevo donde, tras entrevistarse con el encargado de la elaboración, ambos se desplazaban a Belmez y recogían la droga para trasladarla en dos vehículos hasta el domicilio del responsable del abastecimiento en Córdoba, quien a su vez distribuía la droga a los escalones inferiores de venta final al consumidor.

Este grupo, con el fin de minimizar los posibles riesgos ante una actuación policial, pretendía trasladar el laboratorio principal a un chalet ubicado en una barriada próxima a Córdoba capital, donde su presencia pasaba más desapercibida y donde, presumiblemente, pretendían multiplicar su capacidad de producción de drogas sintéticas.

Una vez identificados todos los presuntos responsables del grupo y ubicados los inmuebles donde se podrían ocultar los laboratorios y las drogas, se procedió a la detención de los cuatro integrantes del grupo, dos de ellos en Belmez -el producto y un familiar como cooperante-, uno en Peñarroya-Pueblonuevo y otro en Córdoba capital; dos se encuentran en prisión. Al mismo tiempo, se coordinó la realización de cinco registros domiciliarios, dos de ellos en Belmez, otros dos en la capital y uno en Peñarroya-Pueblonuevo, que han permitido desmantelar tres laboratorios de tenamfetamina.

El laboratorio de Belmez se encontraba en plena producción y los agentes se incautaron allí de 1,2 kilogramos de MDA, ya elaborado, con el que se podrían haber obtenido más de 10.000 dosis. También se intervinieron 800 gramos de Mimosa hostilis (alcaloide similar al LSD), 27 kilos de heliotropina, 17 litros de acetona, 13 litros de tolueno, más de 5 kilos de zinc, 26 kilos de sosa cáustica y una gran cantidad de otras sustancias químicas. Con todo esto se podrían haber obtenido más de 12,8 kilos de MDA, con los que se podrían haber elaborado más de 100.000 dosis de droga. Asimismo, se incautaron 8.900 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios