El Cabril cuenta ya con una estructura para residuos de muy baja actividad

  • El director de la División Técnica de Enresa, José Ramón Armada, ha explicado que esta estructura es la primera de un total de cuatro que se construirán de forma gradual

La primera estructura para albergar residuos radiactivos de muy baja actividad en el almacén que la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa) tiene en El Cabril estará funcionando antes del verano y alojará material procedente de incidentes en acerías o del desmantelamiento de centrales nucleares. El director de la División Técnica de Enresa, José Ramón Armada, ha explicado a los periodistas que esta estructura es la primera de un total de cuatro que se construirán de forma gradual y que proporcionarán a El Cabril la capacidad suficiente para almacenar los residuos radiactivos de baja y media actividad que se generen en España. Ha señalado que este tipo de residuos, procedentes de incidentes como los sucedidos en Acerinox o Siderúrgica Sevillana en 1998 y 2001, ocupan mucho volumen pero tienen muy poca contaminación, además de que tienen un tiempo de vida diez veces menor que los otros residuos que se almacenan en celdas.

La entrada en funcionamiento de esta estructura supone "uno de los logros más importantes" de Enresa que da respuesta a diversas resoluciones parlamentarias destinadas a que España dispusiera, al igual que otros países, de una instalación específica para este tipo de residuos de escasa contaminación, de forma que "no supusiera una pérdida del valor estratégico de las estructuras de almacenamiento disponibles para residuos de mayor actividad". La solución que aporta Enresa para los residuos radiactivos de muy baja actividad es tecnológicamente distinta a la de los residuos de baja y media actividad, ya que, debido a las características de estos materiales, las barreras de hormigón son innecesarias.

Armada ha destacado que la nueva estructura que entrará en funcionamiento próximamente tiene una capacidad de 33.000 metros cúbicos, y para su operación Enresa dispone de un edificio específico para la manipulación y acondicionamiento de este tipo de residuos, denominado "edificio tecnológico". Ha añadido que el diseño prevé una durabilidad y eficacia de las barreras de aislamiento de estos materiales superior a los 60 años, que es el tiempo que se requiere para que la radiactividad decaiga a niveles del fondo natural.

La instalación para residuos radiactivos de muy baja actividad aportará cuando esté construida en su totalidad una capacidad de 130.000 metros cúbicos, pero la radiactividad total a almacenar es tan pequeña que no ha supuesto la modificación del inventario radiológico autorizado para El Cabril. Durante el acto se han dado a conocer además los datos de explotación del Almacén Centralizado de El Cabril en 2007, año en el que la instalación ha recibido 579 metros cúbicos de residuos radiactivos.

De acuerdo con el Informe Anual de Explotación, presentado hoy, el almacén centralizado de El Cabril ha recibido en 2007 un total de 579 metros cúbicos de residuos radiactivos: 498 procedentes de centrales nucleares, 56 de instalaciones radiactivas y 25 de intervenciones especiales.

Con lo recibido en 2007, el total de residuos que alberga la instalación hasta el 31 de diciembre del pasado año era de 26.834 metros cúbicos, que ocupan 15 estructuras de almacenamiento, de las 28 que componen el centro. Asimismo una de ellas se encuentra actualmente en operación y hay tres ocupadas temporalmente con residuos de muy baja actividad, que serán trasladados en su momento a su ubicación definitiva.

Por otro lado durante 2007 se realizaron 3.414 ensayos en el laboratorio de hormigones de El Cabril y se tomaron 2.064 muestras en el laboratorio de operación. También se analizaron 929 muestras de aire, agua, sedimentos caza, pesca o vegetación dentro del Plan de Vigilancia Radiológica Ambiental de la instalación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios