La CHG avisa de la difícil situación de las reservas en la cuenca

  • El colectivo Feragua pide ayudas para los regantes de Palma del Río y Santaella

La Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) informó ayer sobre "la difícil situación de los recursos embalsados en la cuenca, que según el Plan de Sequía se encuentra en situación de emergencia en el sistema de regulación general", agravada por la escasez de precipitaciones del primer trimestre del año hidrológico, que comenzó el pasado uno de octubre.

El empeoramiento de la situación hidrológica con respecto al año anterior, que ya fue inferior a la media interanual, "hace que hayamos pasado de un 27,6 por ciento a un 24,2 por ciento de capacidad de los volúmenes embalsados en el sistema de regulación general, del que dependen gran parte de los regadíos de la cuenca". La precipitación registrada hasta la fecha es de 89 litros por metro cuadrado, cuya distribución, muy irregular, ha sido de 35 en el mes de octubre, 54 en el mes de noviembre y cero en diciembre. Esta precipitación total está muy por debajo de los 201 litros registrados el año pasado en el primer trimestre del año hidrológico, "lo que hace que haya sido un otoño muy seco".

De otro lado, la Federación de Regantes del Guadalquivir (Feragua) ha solicitado a la Confederación que convoque "con urgencia" la Comisión de Desembalse para conocer la disponibilidad de agua para regadío y los agricultores puedan planificar sus cultivos. Feragua también destaca "daños cuantiosos" en las comunidades de regantes del Genil, en Palma del Río, y Genil-Cabra en Santaella, para las que se solicita ayudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios