Provincia

CCOO exige inspecciones para evitar que trabajen "esclavos" en la aceituna

  • El sindicato rechaza que se contrate a inmigrantes en origen "para hacerlos vivir infrahumanamente"

Los sindicalistas de CCOO Rafael Morales y José Manuel Moreno. Los sindicalistas de CCOO Rafael Morales y José Manuel Moreno.

Los sindicalistas de CCOO Rafael Morales y José Manuel Moreno. / el día

"No vamos a consentir que se contrate a esclavos para recoger la aceituna en el olivar de sierra". Así de tajante se mostró ayer el secretario general del sindicato provincial de Industria de CCOO de Córdoba, Rafael Morales, en referencia a la solicitud de los empresarios agrícolas del sector de contratar un contingente de trabajadores en origen para las campañas agrícolas. "Llevamos cinco años sin que se solicite contratación en origen a los países con los que España tiene convenio y no comprendemos y nos ponemos frontalmente en contra de ello, porque en Córdoba hay más de 77.000 parados de los cuales más de 7.000 son parados directamente del sector agrario; y si tenemos desempleados en el sector agrario no comprendemos por qué los empleadores solicitan contingente de inmigrantes en origen", sentenció.

Morales detalló que, en concreto, los empresarios piden un contingente para la recogida del olivar de montaña, "porque aseguran que no encuentran trabajadores locales o extranjeros afincados en la provincia que quieran trabajar". "No los encuentran porque lo que quieren los empresarios es que se trabaje a destajo, algo que está prohibido en el convenio colectivo", defendió el sindicalista. Morales detalló que en el olivar de sierra, "por las difíciles condiciones orográficas y la menor producción", es imposible alcanzar el nivel de recogida del olivar de campiña. "Por ello, algunos empresarios, en vez de pagar por jornada, como establece el convenio, lo hacen por kilos de aceituna recogida. El problema es que se tardan 14 ó 15 horas en recoger el cupo mínimo que exige el empresario con lo que se ven obligados a trabajar a destajo, algo que también está prohibido en el convenio, en jornadas extenuantes por las que se pagan 15-20 euros cuando el convenio establece un precio de 48 euros por una jornada de seis horas y media", relató. El sindicalista pidió a la Inspección de Trabajo y a las Fuerzas de Seguridad del Estado que luchen contra ese tipo de esclavitud, "al igual que lucharon contra esas otras condiciones de esclavitud en las que una mafia tenía a trabajadores de la naranja en Palma del Río; todo ello cuando somos conscientes de que la Inspección está como está, con sólo seis inspectores para toda la provincia".

También habló del asunto el secretario general de la Federación de Industria de CCOO de Andalucía, José Manuel Moreno, quien indicó que "en los cítricos y en el olivar se están produciendo fraudes claros en la contratación, lo cual genera a su vez fraude en las cotizaciones a la Seguridad Social, mientras que los incumplimientos del convenio se centran en el tema salarial y de jornada". Moreno apuntó que en algunos casos a los trabajadores "los meten en cortijos insalubres, sin agua y sin luz; estas cuestiones las conocen los trabajadores locales y los inmigrantes afincados en la provincia, pero las desconocen los trabajadores contratados en origen, que aceptan las condiciones laborales que ponen los empresarios, que no se ven en las comisiones de flujos migratorios y que crean un perfil de trabajador que en España sería ilegal e incluso inconstitucional". El sindicalista defendió que el campo andaluz cada vez está pareciendo más a un régimen de semiesclavitud "y aquellos que alzan su voz para defender sus derechos son expulsados mediante la coacción y el resto está soportando condiciones que en muchos casos son infrahumanas"-

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios