CCOO cree que el andamio desde el que cayó el menor fue manipulado

  • El responsable de construcción del sindicato advierte que la empresa donde trabajaba el joven tiene varias denuncias por incumplir las medidas de seguridad

El accidente laboral que se cobró la vida de un menor de edad el pasado lunes en La Carlota está rodeado de polémica. El secretario general de Construcción de CCOO, Andrés Pozuelo, aseguró ayer que su sindicato tiene "sospechas fundadas" de que el andamio desde el que cayó el joven fue "manipulado".

Esta teoría contrasta con la versión ofrecida por la Junta de Andalucía, que defiende que la obra cumplía todas las medidas de seguridad, a expensas de que concluya la investigación iniciada al respecto.

Pozuelo -que llegó a la obra 45 minutos después del siniestro, antes incluso de que lo hiciera la Guardia Civil- puso en duda cómo se desarrollaron los hechos y precisó que "el accidente no ha ocurrido tal y como se cuenta o el andamio fue manipulado tras la caída del menor.

El representante sindical realizó estas declaraciones tras una protesta organizada a las puertas de la Subdelegación del Gobierno para reivindicar más medidas de seguridad en el tajo. El responsable de CCOO concretó que "el andamio estaba demasiado perfecto" para tratarse de una empresa que tiene varios expedientes abiertos por "incumplimiento" de la normativa en materia de seguridad. Precisó, en esta mismas línea, que las sospechas de su sindicato se fundamentan en que los técnicos de prevención de riesgos laborales "siempre han dejado constancia en sus informes de la falta de medidas de seguridad de dicha empresa, y nos sorprende que en esta ocasión sea tan escrupulosa a la hora de montar el andamio". Informo también que ya ha denunciado el caso ante la Fiscalía e Inspección de Trabajo y que está a la espera del informe de la Policía Judicial. Pozuelo también advirtió de la juventud de la víctima, pues según el convenio una persona menor de 18 años no puede trabajar en una obra a no ser que esté acompañada permanentemente por un tutor, ni realizar labores que entrañen riesgos importantes.

Por su parte, el representante de UGT, Vicente Palomares, reconoció que su sindicado no tiene constancia "fehaciente" de que el andamio se manipulara tras el triste accidente, aunque aclaró que "es inexplicable que una persona se pudiera caer de un andamio tan bien puesto". Confió en que la Justicia llegue hasta el final del asunto para esclarecer lo ocurrido y animó a todos los obreros a denunciar cualquier irregularidad o incumplimiento que detecten en su zona de trabajo. Aunque aún se está a la espera de la autopsia, ambos sindicatos afirmaron que no se encontró sangre en el lugar de la caída, "por lo que pudo romperse el cuello".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios