Los jueces envían a prisión a todos los etarras detenidos esta semana

  • La Justicia francesa encarcela al presunto número uno de ETA, Aitzol Iriondo, y a los dos capturados junto a él · El juez Pedraz da por desarticulada la red etarra para acoger a terroristas en apuros

El jefe militar de ETA tras la detención de Txeroki, Aitzol Iriondo, y otros siete miembros de la banda detenidos esta semana en una operación conjunta entre las policías francesa y española fueron ayer enviados a prisión tras prestar declaración ante los jueces en París y Madrid.

Iriondo, junto a Eneko Zarrabeitia Orgin y Aitor Artetxe, detenidos el pasado lunes en los Pirineos franceses, declararon en París ante los jueces antiterroristas Laurence Le Vert y Edmond Brunaud, quienes decidieron encarcelarlos por diversos cargos, en particular, por pertenencia a organización terrorista, aunque los magistrados no han encontrado pruebas para inculpar a Iriondo del atentado contra dos guardias civiles cometido el 1 de diciembre del año pasado en la localidad francesa de Capbreton.

Estos tres terroristas fueron detenidos tres semanas después de que cayera el número 1 de ETA militar, Mikel Garikoitz Aspiazu, Txeroki. Tras su arresto, Iriondo, hasta entonces número 2 de los comandos, se quedó al mando de la parte militar de la banda. Pero su mandato duró poco después de instalarse en un piso vigilado por la Policía.

Una vez que respondan ante la Justicia francesa, tanto Iriondo como Artetxe deberán hacer lo propio ante la española. La Audiencia Nacional ya ha remitido sendas órdenes de extradición para que sean entregados y hagan frente a las causas pendientes que tienen en España.

Iriondo tiene cinco causas abiertas, entre ellas el asesinato del concejal socialista en el Ayuntamiento de la localiad guipuzcoana de Lasarte Froilán Elespe, en 2001. El que fuera teniente alcalde del Consistorio, de 54 años, fue asesinado de un disparo en la cabeza por el Comando Donosti. Por su parte, Aitor Artetxe está relacionado con el atentado de la casa cuartel de Legutiano, en Álava, el 14 de mayo de este año y en el que murió el guardia civil Juan Manuel Piñuel. También pudo haber participado en el atentado contra la causa cuartel de Durango (Vizcaya), el 24 de agosto de 2007, y en la acción terrorista contra el club marítimo de la localidad vizcaína de Guecho, el 19 de mayo de este año.

Mientras tanto, el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz ordenó el ingreso en prisión por un delito de terrorismo de los cinco detenidos en las localidades de Irún (Guipúzcoa), Guecho y Berango dentro de la misma operación que propició el arresto de Iriondo. Según fuentes jurídicas, durante el interrogatorio, Mercedes Alcocer reconoció al juez que los cinco acogieron y ayudaron a huir a Francia Aitor Artetxe, detenido en el país galo junto a Iriondo, y a Asier Borrero, uno de los cabecillas del complejo terrorista desmantelado en Vizcaya el pasado julio. El resto de los detenidos se negaron a declarar.

El mismo día que la Policía francesa detuvo a Iriondo, la Guardia Civil arrestó a Ibai Egurola, Javier Gutiérrez y Ametz Ladislao, en Irún. Dos días después, cayeron Mercedes Alcocer y a Maribel Prieto Plaza Gabaldón por su presunta colaboración con ETA. El juez se basa en la ratificación de la declaración de Alcocer y en la información de la Guardia Civil para sostener que los cinco detenidos acogieron y trasladaron a Francia a Borrero y Artetxe, y colaborarían con las actividades y finalidades de ETA.

Según recoge el magistrado en el auto de prisión, Borrero se ocultó durante algunos meses (desde julio hasta el 15 de noviembre) en el domicilio de Ladislao y Prieto, para luego ser trasladado a la localidad francesa de Luquet acompañado por la primera, y haciendo de lanzadera Ibai Egurrola y Alcocer.

En relación con Artetxe, también fue traslado por Ladislao a Francia en un vehículo Skoda, llevando a cabo funciones de lanzadera Egurola y Javier Guitérrez, en un Opel Zafira.

Igualmente, se ha confirmado que entre los ocupantes del vehículo que transportaba y el lanzadera los ocupantes se comunicarían mediante telefonía móvil, principalmente por mensajes.

Por otro lado, según el Ministerio del Interior, con estas detenciones se ha desarticulado una "red segura" creada recientemente para garantizar el refugio de los miembros de ETA que escapan tras la desarticulación de comandos terroristas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios