Tiempos confusos

El olvido de algunos contenidos esenciales de la doctrina, el atractivo del bienestar y la penetración de ideas y prácticas extrañas al cristianismo han hecho mella en la Iglesia.