El pasado 13 de julio recibí una felicitación vía Facebook de Loquillo. "Feliz Día Mundial del Rock. Salud", rezaba ese parabién que iba ilustrado con una fotografía en la que aparecían sobre un escenario míticas estrellas de la música entre las que se encontraban Paul McCartney, David Bowie, Freddie Mercury y Bono (de U2). Esa fotografía inmortaliza el epílogo puesto a un concierto -el llamado Live Aid (Ayuda en Vivo)- que duró algo más de ¡ocho horas!, que se celebró el 13 de julio de 1985 y que algunos frikis de esos que todavía seguimos comprando vinilos lo vivimos y disfrutamos en su totalidad pegados esa tarde-noche-madrugada de aquel inolvidable sábado al televisor. Según la cadena americana CNN, la audiencia que tuvo el macroconcierto en todo el mundo fue impresionante: 1.500 millones de espectadores -en España lo dio la 2 de TVE-.

En realidad, el Live Aid no fue un concierto, sino dos simultáneos, uno de ellos en el antiguo Wembley Satadium de Londres (Inglaterra) -lugar en el que fue tomada la foto que colgó Loquillo- y el otro en el John F. Kennedy Stadium de Filadelfia (Estados Unidos). El motivo de la gran cita musical fue el de recaudar fondos en beneficio de los países de África Oriental, en concreto Etiopía y Somalia. Era el colofón perfecto a una iniciativa que comenzó con los mismos fines pocos meses antes cuando se publicaron con los mismos fines las canciones Do They Know It's Christmas? -interpretada por músicos británicos entre los que no faltaron Sting, Duran Duran, Spandau Ballet, Phil Collins y George Michael- y We Are The World -tema compuesto por Michael Jackson y Lionel Richie del que es imposible olvidar esas estrofas que son un mano a mano entre Stevie Wonder y Bruce Springsteen-. Como también es imposible olvidar que el Live Aid supuso la resurrección de unos Queen que en esos momentos estaban más cerca de separarse que de continuar sin rumbo después de algún disco que otro más mediocre de la cuenta. Aquellos algo más de 20 minutos de actuación de Freddie Mercury (voz y piano), Brian May (guitarra), John Deacon (bajo) y Roger Taylor (batería) quedaron enmarcados con letras de oro en la historia del rock, como también quedó en marcado todo el Live Aid en su conjunto.

Soy de los que piensa que la eficacia de los días mundiales de cualquier cosa es bastante discutible, pero no hay duda de que si había que elegir una fecha para el del rock, el 13 de julio está justificadísimo y más aún cuando corren tiempos en los que al rock lo condenan a viajar en ambulancia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios