Un escándalo con responsabilidades

CINCO agentes de la Policía Local expedientados y trasladados de servicio, un jefe del cuerpo dimitido y una investigación de la Fiscalía en marcha es hasta ahora el saldo que se ha cobrado el caso Torreblanca. La polémica por la construcción de dos viviendas ilegales por parte de dos agentes de la Línea Verde y un escolta de la alcaldesa ha devengado en un escándalo municipal que pone jaque la credibilidad de todo un cuerpo de seguridad y muestra las grietas del equipo de gobierno. Y es que a la pésima gestión de los controles internos del cuerpo -fue la publicación en prensa del caso la que desató las investigaciones- se une estos días la sensación de que el gobierno local, o al menos una parte de él, tiene serios problemas para reaccionar. Más aún cuando los acuerdos de una junta de gobierno local que lleva la investigacion interna a la Fiscalía tardan casi dos días en darse a conocer y cuando el primer teniente de alcalde y portavoz del PSOE, Rafael Blanco, aparece ante los medios censurando el modo en el que ha gestionado la crisis la alcaldesa y reclamando que se depuren las responsabilidades políticas. Aparece pues una nueva fractura en un cogobierno que en boca del portavoz de IU, Francisco Tejada, calificó de miserables a los populares por reclamar esto mismo.

Sin embargo, la gravedad de los hechos tampoco debe llevarnos a extremismos innecesarios. La actuación de cinco agentes no puede poner en duda la honorabilidad de todo un cuerpo de Policía. Tampoco debemos caer en la censura criminal del equipo de gobierno sin tener pruebas claras de cuál es su responsabilidad, aunque obviamente cabe reclamar que si el fiscal aprecia delito en la actitud de los agentes devenga responsabilidad política en el área encargada de gestionar su acción. Asimismo, cabe exigir al PP que practique su labor sin demagogias ni oportunismo, sino en respuesta al mandato que exige de él una fiscalización rigurosa de canto acontece en el Ayuntamiento. Los problemas detectados adquieren tal gravedad y demuestran con tal claridad las carencias del Consistorio que exigen que los ciudadanos cordobeses tengan una respuesta rápida y contundente a sus dudas. Afecten las consecuencias a quien afecten.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios