Joé, Mick. Perdón, jolines, Mick. Lo tuyo, Jagger, sigue siendo de tranca hasta la barranca, va en tu ADN, sexgenio y sexfigura hasta la sepultura. Si en julio del pasado año me desayuné en el periódico que ibas a ser padre de tu octavo hijo ¡¡¡a tus 73 años entonces!!! y sin necesidad de meterte una sobredosis de Viagra para ponerte fino filipino el mástil, en esta ocasión me has vuelto a dejar tieso al desayunarme que ¡¡¡a tus 74 años!!! te has echado una nueva novia, Noor Alfallah, una estadounidense de ¡¡¡22 años!!! que te acompaña en la gira de The Rolling Stones como en aquella ya lejana década de los 60 que quemaste con gruppies a base de sexo, drogas y rock and roll, y demostrando que un viejo rockero como el tuyo nunca muere. De momento ha cantado a base de bien, eres padre de ocho hijos -el último aún un tierno bebé-, abuelo de tres nietos y bisabuelo de otro más. ¿Qué le das a las mujeres? No sé por qué lo pregunto, algo más que música.

Y jolines, Mick, de nuevo, resulta que me pongo a releer las memorias de tu amado-odiado alter ego Keith Richards y, según detalla este otro gran miembro de los Rolling Stone con pinta de padre del pirata Jack Sparrow, en tu vida sexual se cuentan tríos con David Bowie, intercambios de pareja con Rod Stewart, líos con las novias de tus colegas... Es más, tu biógrafo asegura que has practicado sexo con más de ¡¡¡4.000 mujeres!!!. Y vuelvo a decir, jolines, Mick, lo tuyo es de tranca hasta la mismísima barranca.

Ahora lo entiendo, por eso continúas cantado en un concierto sí y al otro también, pasen los años que pasen y saques los discos que saques, que sigues totalmente insatisfecho mientras te contoneas como un chaval de 17 años sobre el escenario y repites, también en un concierto sí y al otro también, que sientes simpatía por el diablo, con el que parece que un día firmaste un pacto que te mantiene como el gran miembro de los Stones que eres.

Jolines, Mick, todavía recuerdo las risas que te echaste cuando te contaron en una entrevista de esas propias del Caiga quien Caiga que la exministra socialista Bibiana Aído en un ejercicio de igualdad traicionero feminizó esa palabra al dirigirse en el Congreso a sus señorías hasta el esperpento de convertirla en miembra. ¿Te imaginas tú eso de tener miembra? Otra cosa, supongo que conociéndote pensarías, es que la que hubiera tenido el desliz hubiera sido su compañera de gabinete zapateriano Pajín (Leire de nombre), un apellido que le viene que ni pintado al gran miembro de los Stones que eres. En fin, jolines, Mick, que me veo escribiendo en breve una tercera parte de tus infinitas andanzas. Me cuentan que lo tuyo con la joven Noor Alfallah fue un flechazo instantáneo. No lo dudo, nunca necesitaste para ello las flechas de Cupido, con la tuya siempre te bastó y sobró, joé, Mick, perdón, jolines, Mick.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios