Editorial

Cosmopoética y la Capitalidad

CASI sin que nadie se haya dado cuenta, Cosmopoética ha arrancado su quinta edición. El festival de poesía que nació como banderín de enganche del proyecto de Capitalidad Cultural para 2016 se ha consolidado como uno de los certámenes literarios más destacados del panorama nacional y afronta este año su mayoría de edad con una ampliación importante en su duración, actos organizados y escenarios protagonistas. Así, de los tres días de su primera edición, Cosmopoética toma este año casi todo el mes de abril (20 días) y amplía sus actividades a lugares de ocio nocturno y a cinco localidades de la provincia -Aguilar, Puente Genil, Montilla, Lucena y Villaviciosa-. Asimismo, potencia la presencia de las mujeres y da mayor eco a su voz con iniciativas como los paseos poéticos por Córdoba. Todo ello enfocado a hacer del festival el primero de España y convertirlo en el referente europeo en su estilo.

Sin embargo, la decidida apuesta capitaneada por la Concejalía de Cultura para este año choca de frente con una realidad que es cada día más triste. Si Cosmopoética tiene su razón de ser en promocionar las opciones de Córdoba para ser Capital Cultural en 2016, es difícil comprender que este proyecto continúe varado y sin aparente solución de continuidad. A pesar de que la alcaldesa, Rosa Aguilar, insistiese ayer en que esperará a que se constituyan la cámaras y gobiernos nacional y andaluz para volver a convocar al Patronato y decidir de una vez por todas el equipo que gestionará la iniciativa, es ya sangrante que Córdoba no hay sido capaz de poner en marcha iniciativas de calado con las que impulsar un sueño que necesita materializarse en algo plausible. Así, se da la paradoja de que un festival en el que pocos confiaban en sus orígenes, Cosmopoética, ha ganado el mayor de los créditos mientras que una iniciativa por todos apoyada desde sus inicios, la Capitalidad, transita por una carretera sin destino. Asistimos así a otra de las terribles contradicciones de Córdoba, pero no por ello debemos cejar en el empeño de exigir a los patronos de la Fundación 2016 que se dejen de excusas y actúen de una vez por todas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios