Editorial

El Córdoba y la madurez

SI algo caracteriza al club deportivo más emblemático de la ciudad, el Córdoba CF, es su tendencia histórica a coquetear con el drama o, sencillamente, a convertir los problemas en el armazón de su personalidad. Nació hace más de medio siglo sobre las cenizas de otro equipo, arruinado en lo futbolístico y en lo financiero, y desde que vio la luz heredó deudas y complejos. Y ahí sigue, capeando el temporal eternamente, sin que se aprecie a lo largo de su existencia una fase de placidez o una etapa de anónima rutina. Ni en Primera, ni en Segunda, ni en Tercera. Ahora, después de salir del fango de la Segunda B después de un bienio de purgatorio, el Córdoba se pregunta qué debe hacer para conseguir la ansiada estabilidad en la categoría de plata, la Liga BBVA, en la que viene ofreciendo una imagen irregular y unos resultados preocupantes. Ha sumado solamente doce los últimos 42 puntos posibles, evidenciando un claro declive después de su notable irrupción en el campeonato. Las críticas se ciernen sobre la labor de Paco Jémez, su joven técnico. El ex internacional cordobés está exprimiendo al máximo una formación veterana -¿quizá en exceso?- y que cada semana sufre un destrozo por lesiones y sanciones, dos capítulos en los que los blanquiverdes se mueven en números de récord. El papel de Emilio Vega Arias, director deportivo también de nuevo cuño, queda en entredicho por la falta de movimientos en el mercado invernal -el grupo incluso perdió a un integrante, Navarro, uno de los héroes del ascenso- y por ese irritante debate póstumo sobre la idoneidad del despido del anterior entrenador, Pepe Escalante, cuya sombra sigue planeando sobre El Arcángel cada vez que se vive una mala tarde. La salida de las convocatorias de Javi Moreno, icono de la afición, y la dolorosa derrota ante el filial del Sevilla han terminado de aderezar un ambiente turbio en el peor momento. Justo cuando el Córdoba debe demostrar, por encima de las circunstancias, su madurez. El objetivo lo tiene en la mano. Se trata de no tirarlo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios