Análisis

la gloria de san agustín

Menudo comienzo

Si a cualquier cordobés nos dicen que firmemos para que mayo empiece así, todos lo hubiésemos firmado, todos. A lo mejor falta que nuestro Córdoba tuviera cinco o seis puntos más, pero por lo demás todo perfecto y hasta algo más, que mejor no se puede empezar, que hasta el tiempo nos está dando una tregua buena, aunque dicen que viene agua, que nos acabaremos aburriendo y todo.

Ha caído algo de agua, sí, pero no ha sido comprable con la de tiempo atrás, que daba miedo salir a la calle, y si tenías que salir acababas empapado llevaras paraguas o no, que vaya mes de abril que hemos tenido, que los barriles del refrán se han multiplicado por tres, por lo menos. El otro día llovió, y mucho durante unos minutos, pero luego abrió, que eso es lo importante, y lo empezamos a pasar de lujo. Que hemos tenido unas de las mejores Cruces que recuerdo, vaya espectáculo bonito, pero tela, y sin calor, con la temperatura justa, que yo recuerdo Cruces en manga corta y sudando de lo lindo, que cualquiera iba a visitarlas al mediodía. Este año, sin embargo, no, que hemos podido ir durante todo el día, que se han disfrutado más que nunca, que menudo ambientazo. A mí me ha parecido ver más turistas que otros años, que queramos o no es una fiesta muy gustosa de ver y muy disfrutona, que luego te tomas tu cervecita y tu pinchito y las caminatas se hacen más llevables. Que se combina todo, es lo que quiero decir, que cuando se quiere, se puede, digo yo.

Y digo lo de querer y poder por lo que ha pasado este año, otra vez, con lo de la botellona, que sin llegar a lo de otras veces también ha sido mucha la gente que ha protestado, y con su parte de razón, que todo hay que decirlo, porque lo que es, es. Y es que a nadie le gusta que se le planten mil chavales en la puerta y te lo dejen todo hecho un destrozo, que aunque hay chavales educados, que hacen las cosas de buenas maneras, también los hay muy desastrados, igual que hay mayores apañados y mayores que son para no mirarlos, que de todo hay siempre un poco. Por eso es bueno hablar y, sobre todo, hacer las cosas sin molestar al vecino, que yo creo que es posible, teniendo cada cual claro donde acaba la línea de separación. En fin, que queriendo se puede, y ponerse de acuerdo para pasarlo bien es lo más fácil del mundo, o así me lo parece a mí. Y de paso que se pongan de acuerdo los de nuestro Córdoba para ganar los partidos que quedan, que sería una pena que no sirviera de nada todo el lote de currar que se han pegado en las últimas semanas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios