Las visitas a la villa romana de Santa Rosa se iniciarán a principios de año

  • La Gerencia de Urbanismo ya ha finalizado las obras de adaptación del yacimiento del siglo III situado en la calle El Algarrobo · El siguiente paso será la musealización, que se prolongará unos meses

Comentarios 1

Finalmente, la villa romana de Santa Rosa abrirá sus puertas a las visitas en los primeros meses de 2009. Los trabajos de recuperación de los restos de una fastuosa villa ocupada en torno al siglo III d.C. y excavada en el barrio de Santa Rosa entre los años 2003 y 2004 están llegando a término, como ayer comunicó a El Día el presidente de la Gerencia de Urbanismo, Andrés Ocaña, durante la presentación de Arqueonova, una nueva empresa dedicada a la recreación virtual de yacimientos arqueológicos.

Según confirmó el máximo responsable de Urbanismo, las obras de acondicionamiento de la villa, situada en la calle El Algarrobo, están prácticamente finalizadas, a falta de dotar la zona subterránea de su correspondiente mobiliario y de llevar a cabo su musealización, procedimiento que incluirá la devolución de la importante colección de mosaicos hallados en la villa.

Las previsiones de la Gerencia de Urbanismo son permitir el acceso al recinto subterráneo de manera controlada con visitas concertadas, que contarán con expertos encargados de guiar a grupos reducidos para preservar lo mejor posible estos restos, aunque deberá concretar la mejor manera de llevarlas a cabo.

La villa romana de Santa Rosa está situada en el sótano del edificio San Marino. Los trabajos arqueológicos previos a la construcción de este bloque de viviendas pronto pusieron a los expertos sobre la pista de una edificación que traspasaba el umbral de lo esperado. Se trataba de una lujosa villa suburbana que pudo alcanzar los 700 metros cuadrados de extensión que incluían la zona propiamente de vivienda, y a la que habría que añadir otros tantos espacios destinados a jardín y huerto para el autoabastecimiento de sus moradores.

La villa -fechada en un primer momento en siglo II d.C., fecha que posteriormente se rectificó a mediados o finales del siglo III y que permaneció ocupada hasta finales del siglo IV o principios del V- sigue los patrones típicos de este tipo de construcciones romanas realizadas por las elites sociales de la época. La villa estaba articulada en torno a un espacio octogonal, un patio con una fuente central con impluvium realizado con pavimento de mosaico.

La parte sur de la vivienda romana estaba rematada por una gran sala absidada a la que se le ha atribuido la función de triclinium o comedor (y también sala de reuniones), en el que se recuperó un excepcional pavimento de opus sectile realizado con numerosos mármoles de importación. Entre las estancias de la vivienda romana, también fue hallado por el equipo de investigación el tablinium o sala de recepción utilizada también para los negocios del cabeza de familia donde apareció un extraordinario mosaico figurativo.

El agua y las construcciones vinculadas a ella también fueron parte indispensable de esta villa, que en breve podrá ser visitada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios